Olanzapina. RRAA poco comunes. La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos informa que el fármaco antipsicótico olanzapina puede causar una reacción cutánea poco común, pero grave; el conocido como síndrome de hipersensibilidad a medicamentos con eosinofilia y síntomas sistémicos (DRESS), que puede avanzar y afectar otras partes del cuerpo. Volver a Dicaf

La olanzapina es una medicamento antipsicótico atípico utilizado para tratar la esquizofrenia y el trastorno bipolar (episodios maníacos o mixtos). Para el trastorno bipolar, olanzapina puede utilizarse solo o en combinación con otros fármacos. El fármaco puede atenuar las alucinaciones, y otros síntomas psicóticos, tales como el pensamiento desorganizado. La olanzapina también puede mitigar la manía del trastorno bipolar de tipo I. Se encuentra en el mercado con los nombres comerciales de Zyprexa, Zyprexa Zydis, Zyprexa Relprevv y Symbyax, así como en versiones genéricas. Los fármacos mixtos con olanzapina y fluoxetina se comercializan en la forma de un producto combinado que lleva el nombre comercial de Symbyax, y sus versiones genéricas, para el tratamiento de los episodios de depresión relacionados con el trastorno bipolar de tipo I, así como de la depresión que otros tratamientos no hayan podido paliar de manera satisfactoria. Entre los efectos secundarios comunes de la olanzapina se encuentran: somnolencia, cansancio, aumento de peso, aumento del apetito, presión arterial baja, mareos, rigidez muscular, agitación, estreñimiento, boca seca, y temblores o estremecimientos.

El tratamiento con olanzapina puede causar una reacción cutánea poco común, pero grave, que puede extenderse para cubrir gran parte del cuerpo. Los pacientes pueden manifestar adicionalmente fiebre, sarpullido, inflamación de los ganglios linfáticos o inflamación del rostro. También eleva a un nivel más alto de lo normal el número de ciertos glóbulos blancos llamados eosinófilos, lo cual pueden causar inflamación o hinchazón. La combinación de síntomas, de conjunto, se conoce como síndrome de hipersensibilidad a medicamentos con eosinofilia y síntomas sistémicos (DRESS, por sus siglas en inglés). El síndrome DRESS puede lesionar órganos tales como el hígado, los riñones, los pulmones, el corazón o el páncreas, y puede conducir a la muerte, con un índice de mortalidad de hasta el 10%. La patogénesis del síndrome DRESS es incierta; sin embargo, se cree que es consecuencia de una combinación de factores genéticos e inmunitarios, tales como defectos de desintoxicación en la vía metabólica que sigue el fármaco, resultando en la formación de metabolitos tóxicos y una respuesta inmunitaria. La reactivación de infecciones virales (el virus del herpes [VHH-6 o VHH-7]) o del virus de Epstein-Barr (VEB) también puede influir, al inducir o amplificar la reacción inmunitaria. Actualmente no existe ningún tratamiento específico para el síndrome DRESS. Las maneras importantes de controlar esta afección son la detección oportuna del síndrome, la interrupción del agente irritante lo antes posible y los cuidados paliativos. En los casos en los que muchos órganos se vean afectados debe considerarse la opción de recurrir a un tratamiento con corticoides sistémicos.

Relacionado con el uso de este medicamento, y a partir de datos disponibles en el Sistema de Denuncia de Efectos Adversos de la FDA, se han podido identificar, desde 1996, la existencia de al menos 23 casos de síndrome DRESS, de los cuales uno tubo desenlace fatal por insuficiencia cardiaca aguda. La mediana de tiempo hasta la manifestación del síndrome en los 23 casos fue de 19 días después de iniciado el tratamiento con olanzapina, con una mediana de duración de 2 meses. La mediana de la dosis de olanzapina indicada fue de 20mg al día, pero se informó de la manifestación del síndrome DRESS con dosis tan bajas como 5mg por día. También es posible que se presenten reacciones cruzadas entre la olanzapina y otros fármacos reconocidos como causantes del síndrome DRESS debido a similitudes estructurales.

El tratamiento con el psicofármaco debe ser suspendido de inmediato ante la sospecha de la presencia del síndrome DRESS. Al prescribir el medicamento, es importante que explicar al paciente, y que éste entienda y sea capaz de identificar, los indicios y síntomas de las reacciones cutáneas severas que pueden presentarse, y aconsejarle encarecidamente que busquen atención médica inmediata en caso necesario. El cuadro puede iniciarse con la presencia de fiebre acompañada de sarpullido e inflamación de los ganglios linfáticos, o inflamación del rostro.



FDA 2016; Drug Safety and Availability Ref.05102016