Nusinersen para el tratamiento de la atrofia muscular espinal. La terapia antisentido de unión a ARN obtiene buenos resultados de seguridad y tolerabilidad, una farmacología consistente con el mecanismo de acción esperado, y fomento de la eficacia clínica. Volver a Dicaf

La atrofia muscular espinal tipo 1(SMA-1) o enfermedad de Werdnig Hoffmann, es el tipo más severo de atrofia muscular espinal y la causa genética más común de muerte en los bebés. Los niños nacidos con esta condición presentan un tono muscular disminuido a los 3-6 meses de vida, con debilidad muscular y, deribado de ellos, problemas de deglución y respiración. Por lo general la enfermedad se hereda de manera autosómica recesiva (25% de posibilidades en cada embarazo si ambos padres son portadores), aunque en más o menos el 2% de los casos la enfermedad no se hereda si no que se debe a mutaciones de novo, que aparecen por primera vez en la persona afectada. El período de vida de los bebés con SMA-1 rara vez supera los 2 o 3 años, y la muerte sobreviene, generalmente, por problemas respiratorios o infecciones. Por el momento no existe cura para la enfermedad. El tratamiento actual se centra en la prevención y gestión de los efectos secundarios a la debilidad muscular mediante fisioterapia y cuidados respiratorios y nutricionales.

SMA-1 es una enfermedad rara (prevalencia de 1/80.000; incidencia anual de 1/10.000) que se desarrolla entre los bebés que heredan o presentan dos copias defectuosas del gen SMN1, gen que codifica la proteína neuromotora de supervivencia (SMN). La presencia de esta proteína es crucial para el mantenimiento de las funciones neuromotoras del organismo; sin ella, los nervios implicados degeneran y los músculos se atrofian.

En la mayoría de personas, no obstante, existe un segundo gen SMN2 que es en más de un 99% idéntico a SMN1, pero con muy poca capacidad para producir proteína SMN funcional, dado que su transcripción genera un ARNm inestable que no llega a ser traducido. Este conocimiento ha llevado al desarrollo de Nusinersen, un oligonucleótido antisentido de 18 pares de bases concebido para el tratamiento de la atrofia muscular espinal. Por la especificidad de su estructura se espera que el fármaco sea capaz de unirse al ARNm defectuoso, aportando una estabilidad que permita mejorar la expresión génica de SMN2 con un consecuente aumento de proteína SMN que permita reducir el impacto de la enfermedad.

Un ensayo clínico de fase-2 (n=20) ha evaluado la seguridad y tolerabilidad, farmacocinética, y eficacia clínica de dosis intracraneales múltiples del fármaco experimental. Los resultados obtenidos sugieren un nivel de seguridad y tolerabilidad aceptable pero más allá de ello, los investigadores han informado de mejoras significativas en la capacidad de los pacientes para lograr los hitos motores, así como un aumento funcional del sistema neuromotor que la enfermedad debilita. En un estudio más reciente, aun en curso, de fase 3 en este caso, el protocolo establecido fue detenido a principios de agosto ante la obviedad que los bebés que estaban recibiendo el fármaco estaban alcanzando un número significativamente mayor de los hitos motores en análisis que los del grupo de control. El ensayo se ha convertido desde entonces en un estudio de etiqueta abierta, en el que todos los participantes reciben nusinersen.

Se encuentra en marcha un proceso acelerado que se espera permita una aprobación por parte de la FDA en los próximos dos meses, pero por el momento ya se ha dado luz verde a algunos programas de acceso expandido (acceso al medicamento antes de su aprobación).



The Lancet 2016; doi: 10.1016 / S0140-6736 (16) 31408-8