Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas prevención efectividad Diabetes antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma  

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

Para abordar el tratamiento del estreñimento de forma racional debemos seguir los siguientes pasos:

1. Informar al paciente sobre los márgenes de la frecuencia fisiológica de la evacuación (3v/d- 3v/sm). Es importante remarcar que los laxantes no están indicados para adelgazar, “depurar” o mejorar el estado general. Sólo deben utilizarse en la indicación adecuada y por un período limitado de tiempo.

2. Antes de iniciar un tratamiento farmacológico es necesario, previamente, iniciar una serie de medidas higiénico-dietéticas, como pueden ser intentar establecer un horario fijo de defecación, no resistirse a la “llamada del cólon”, ingerir líquidos (agua) en abundancia, tomar alimentos ricos en fibra y realizar regularmente ejercicio físico.

3. Si estas medidas son insuficientes, debe instaurarse el tratamiento farmacológico con laxantes. Los estudios y revisiones sistemáticas sobre el tratamiento crónico con laxantes han demostrado que son tratamientos que funcionan, pero no hay ninguna evidencia científica que demuestre que un laxante es mejor que otro y en esta revisión se concluye también que la mejor evidencia científica para el tratamiento del estreñimiento crónico, es la ingesta de más fruta, vegetales y fibra.

Medidas no farmacológicas:

INGERIR 1.5-2L/ DIA DE AGUA.

Es muy importante junto con una alimentación rica en fibra, tanto SOLUBLE (frutas cítricas, legumbres) como INSOLUBLE (cereales integrales, salvado y verduras), las dos son necesarias, la fibra soluble absorbe agua, pero es más fermentable por la flora intestinal y puede causar molestias (gases y distensión abdominal), la fibra insoluble disminuye el tiempo de transito del bolo alimenticio, si se detecta una alimentación pobre en fibra hay que explicar cómo ir aumentando su aporte dietético para reeducar al intestino y llegar a los 30g. diarios.

EJERCICIO FISICO.

Adaptado a la situación de cada persona, permite fortalecer los músculos abdominales haciendo más efectiva la presión en el momento de la evacuación, evitar siempre que sea posible la inmovilidad, porque afecta al movimiento intestinal.

EDUCAR AL INTESTINO.

Intentar defecar a la misma hora todos los días, aprovechar el reflejo gastro cólico enérgico después del desayuno (remarcar la importancia del desayuno). Es importante dedicar el tiempo necesario, con tranquilidad y sin urgencia y NO REPRIMIR EL DESEO DE DEFECACION, de forma frecuente, puede ser un desencadenante de estreñimiento crónico.

REVISAR LOS MEDICAMENTOS QUE TOMA EL PACIENTE.

En ellos puede estar la causa de un estreñimiento crónico: AINE, opiáceos, anticolinérgicos, Antidepresivos (tricíclicos, IMAO), antipsicóticos, antiácidos con AL y /o Ca, suplementos de Fe…

Uso de laxantes:

El laxante ideal debería no ser irritante, no tóxico, actuar sólo en el colon descendente y sigmoideo y producir heces normales. No existe en este sentido ningún laxante ideal, sin embargo, los laxantes “incrementadores del bolo intestinal” son los que mejor cumplen estas premisas y es por ello que, en general, se consideran el tratamiento de primera elección.

En función de la respuesta de cada paciente el tratamiento ha de iniciarse progresivamente con emolientes, lubricantes, estimulantes, salinos, y enemas. Los emolientes y lubricantes son los de elección en pacientes que no pueden realizar esfuerzos. Para, determinar si un laxante funciona o no, el tratamiento debería mantenerse un mes.

Palabras claves:
  • Estreñimiento
  • Aporte hídrico
  • Consumo de fibra
  • Tratamiento no farmacológico
  • Consejos
  • Laxantes

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.