Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 2000 (11)

El tratamiento farmacológico está dirigido a suprimir las contracciones involuntarias del músculo detrusor. No queda muy clara la eficacia clínica con tratamiento farmacológico que puede ser comparable con las técnicas de modificación de conducta como sería el reentrenamiento vesical, ejercicios del suelo pélvico, entrenamiento del hábito miccional y micciones programadas. El tratamiento farmacológico es más efectivo en este tipo de incontinencia urinaria. Los fármacos anticolinérgicos inhiben la contractibilidad vesical y pueden bloquear la transmisión neuromuscular a dosis elevadas. Se dispone del cloruro de trospio a dosis de 10-20mg/12h, pero la información con este fármaco aún es escasa. En fase de registro se encuentra la tolterodina que es un potente antagonista de los receptores muscarínicos con selectividad por las glándulas de la vejiga. Las dosis empleadas oscilan entre 1-2mg/12h. Ha mostrado la misma efectividad que otros anticolinérgicos pero con un perfil de seguridad y tolerancia mayor. Los fármacos que actúan directamente sobre el músculo liso producen una disminución de las concentraciones involuntarias del detrusor. El flavoxato, sin efecto anticolinérgico, tiene acción relajante sobre el músculo liso, cierta acción anestésica local y mínimo efecto calcio- antagonista. El grupo farmacológico calcio-antagonistas puede disminuir las concentraciones involuntarias porque actúa bloqueando la entrada de calcio extracelular al interior del músculo liso. Cabe destacar el nifedipino, verapamilo y la flunarizina. No está considerado como terapia de primera línea.
Palabras claves:
  • RELAJANTES
  • EFECTIVIDAD
  • TOLERANCIA
  • REENTRENAMIENTO
  • DOSIS
  • ANTICOLINERGICOS
  • CALCIO-ANTAGONISTAS

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.