Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 2000 (11)

La otitis media aguda, uno de los diagnósticos más frecuentes en pediatría, es motivo para prescribir un tratamiento antibiótico con el riesgo potencial de aparición de resistencias bacterianas. Es importante realizar un diagnóstico preciso, diferenciar los distintos tipos de otitis y valorar los factores de riesgos asociados, con el fin de seleccionar adecuadamente quién requiere antibioterapia. Generalmente el curso de la otitis media aguda suele ser benigno. En los casos que se requiera la antibioterapia los fármacos de elección son la amoxicilina sola o asociada a clavulánico. En niños mayores de 2 años con otitis media aguda moderada o leve y sin factores de riesgo el tratamiento inicial debería ser asintomático. Si a las 48-72h persiste o empeora la clínica debe iniciarse tratamiento con amoxicilina (40-50mg/kg/día), terapia dirigida a S. Pneumoniae que es el microorganismo más frecuente. La duración del tratamiento oscila entre 5-7 días. Si persisten los signos y síntomas se debe aumentar la dosis de amoxicilina a 80-90mg/kg/día para obtener concentraciones mínimas inhibitorias a las cepas más resistentes. La asociación amoxicilina-clavulánico está indicado en patógenos productores de betalactamasas y las dosis son 80-90 mg de amoxicilina y 10mg/kg/día de clavulánico. Otras alternativas son cefuroxima-axetilo o ceftriaxona intramuscular (en dosis únicas). En aquellos casos que no responde el tratamiento se deberá realizar un cultivo del exudado ótico por timpanocentesis. El humo de tabaco y la asistencia a guarderias favorecen la aparición de este tipo de otitis. La lactancia materna tiene efecto protector.
Palabras claves:
  • ETIOLOGIA
  • ANTIBIOTERAPIA
  • DIAGNOSTICO CORRECTO
  • POSOLOGIA

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.