Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Mayo de 2000 (15)

La tamsulosina es un antagonista uroselectivo de los receptores alfa-1A-adrenérgicos, relaja la musculatura lisa de la próstata y favorece el vaciado de la vejiga. Los ensayos clínicos randomizados y controlados existentes demuestran una mejoría de los síntomas obstructivos en el 65-80% de los pacientes sintomáticos. La tamsulosina también mejora el flujo urinario y disminuye el volumen de orina residual. La dosis recomendada es de 0,4-0,8 mg/día, en una sola toma. Sus efectos son dependientes de la dosis. Los efectos adversos más frecuentes asociados al uso de tamsulosina son cefalea, astenia, mareo y síntomas similares a la rinitis. Se presenta retraso en la eyaculación y eyaculación retrógrada en el 4,5-14% de los pacientes. Con las dosis habituales de 0,4-0,8 mg/día, no se observa disminución significativa de la presión arterial, ni incremento de la frecuencia cardíaca, ni causa síncope de primera dosis. No se observa tampoco hipotensión cuando se asocia con digoxina, atenolol, enalaprilo, furosemida o nifedipina. La tamsulosina se considera un avance entre los fármacos de su grupo en el tratamiento de los síntomas asociados a la hiperplasia prostática benigna, ya que no requiere ajuste de dosis inicial, presenta un inicio de acción rápido y un potencial de hipotensión menor, tanto en monoterapia como asociada a agentes antihipertensivos. Es más cara que otros fármacos de su grupo.
Palabras claves:
  • EFICACIA
  • PRECAUCIONES
  • COSTE
  • ASOCIACIONES
  • EFECTOS-ADVERSOS
  • DOSIS
  • INTERACCIONES
  • COMPARACION

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.