Sesionbes Bibliográficas. 01 de Enero de 2003 (44)

La caspofungina es un nuevo fármaco de la familia de las equinocandinas que actúa inhibiendo la enzima 1,3 b-D-glucano sintasa y por tanto inhibe la síntesis de 1,3 b-D-glucano que es esencial para la integridad de la pared celular de los hongos. Este 1,3 b-D-glucano está ausente de la membrana de las células humanas. Químicamente, no presenta ninguna relación con otros agentes antimicrobianos utilizados actualmente en clínica. La caspofungina ejerce un efecto fungicida y presenta un amplio efecto antifúngico, siendo activo sobre Aspergilus, candida e histoplasma incluyendo cepas resistentes a anfotericina, fluconazol y flucitosina. Carece de resistencia cruzada con otros antifúngicos. La eficacia y seguridad clínicas de la caspofungina han sido adecuadamente demostradas en pacientes inmunodeprimidos con aspergilosis invasiva intolerantes a otros tratamientos antifúngicos. Las dosis utilizadas son de 70 mg IV como dosis de inicio y posteriorente 50 mg IV diarias. Los índices de respuesta favorable de los pacientes con enfermedad pulmonar fueron del 47%, frente a un 28% en aquéllos con enfermedad extrapulmonar. También se han realizado estudios comparativos frente a la anfotericina en el tratamiento de la candidiasis esofágica consiguiendo porcentajes de respuesta clínica algo mayores con caspofungina aunque esta indicación no está aprobada. Aunque la anfotericina sigue siendo el antifúngico de referencia en el tratamiento de las micosis invasivas, la creciente frecuencia de cepas resistentes, su difícil farmacocinética y su toxicidad han venido demandando otras altenativas. La aparición de la caspofungina resulta interesante por los siguientes motivos: - Eficacia clínica entre el 35% al 50% de los pacientes con aspergilosis invasiva refractarios a otros tratamientos. Ha demostrado una relativa superioridad frente a la anfotericina en cuadros de candidiasis esofágica, aunque esta indicación no ha sido autorizada. - Forma parte de una nueva línea de agentes antifúngicos. Su mecanismo de acción es único y ofrece interesantes perspectivas futuras. No tiene resistencia cruzada con el resto de antifúngico. - Perfil farmacocinético adecuado para su administración en única dosis diaria. Tiene una semivida de eliminación de 9-10 horas. Su principal ruta de eliminación es hepática aunque no parece producir interacciones farmacológicas. - Perfil de toxicidad relativamente benigno salvo la incidencia de flebitis/tromboflebitis (12%) asociada típicamente a la administración intravenosa. Los efectos adversos más frecuentes son náuseas vómitos y rubefacción, aunque la incidencia es relativamente pequeña (3%).
Palabras claves:
  • TOXICIDAD
  • EFICACIA
  • ANTIFUNGICOS
  • INTRAVENOSA
  • SEGURIDAD

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.