Sesionbes Bibliográficas. 01 de Julio de 2003 (50)

Ventajas de la monitorización terapéutica de los antidepresivos tricíclicos: La demostración que la respuesta clínica a antidepresivos tricíclicos (ADT) es el resultado de la concentración plasmática alcanzada no es fácil, pero existen evidencias de que los pacientes que están dentro del intervalo terapéutico tienen una mayor tasa de respuestas favorables. Así que, se ha establecido unos intervalos terapéuticos para los distintos antidepresivos tricíclicos. La respuesta terapéutica varía de un individuo a otro debido a los metabolitos activos que se forman, éstos dependen de la capacidad de biotransformación hepática y de eliminación renal. Por lo general, la respuesta terapéutica de un ADT se mide sumando la concentración plasmática de la amina terciaria más la secundaria o metabolito. Alrededor de un 40-50% de los pacientes con depresión mayor obtienen una respuesta clínica a las tres semanas del inicio del tratamiento cuando se ajusta la dosis del fármaco en función de la respuesta clínica. Sin embargo, se puede alcanzar hasta un 70-75% de respuestas clínicas ciando la dosis diaria se modifica de acuerdo con la monitorización plasmática del fármaco. Además, algunos pacientes pueden experimentar toxicidad a dosis terapéuticas debido a la gran variabilidad interindividual y al estrecho margen terapéutico que presentan estos fármacos. Estos pacientes podrían beneficiarse de un cambio de posología antes de que aparezca la toxicidad. Por otra parte, entre un 40 y 70 % de los pacientes a los que se les prescribe un tratamiento antidepresivo son mal cumplidores, esto se acentúa en los pacientes ancianos. Por lo tanto ante un paciente refractario al tratamiento la monitorización terapéutica puede ayudar a descartar el incumplimiento del tratamiento. Asimismo, los estudios realizados demuestran que la monitorización obtiene un ahorro económico ya que mejora la eficacia y la seguridad, lo que sobrepasa el coste de la técnica. También puede ser útil para evitar problemas médico legales. La monitorización terapéutica está indicada sobretodo en el fracaso terapéutico antes de cambiar de fármaco o posología. Otras situaciones en las que resulta de gran utilidad es la sospecha de toxicidad farmacológica o de mal cumplimiento terapéutico. También es relevante la monitorización en pacientes con hepatopatía, nefropatía, cardiopatía o enfermedades inflamatorias, así como en pacientes ancianos o polimedicados. No hay que olvidar que la monitorización debe ayudar pero nunca reemplazar el juicio clínico. Se recomienda recoger la muestra a los 5 días de iniciar el tratamiento. La extracción debe realizarse a las 10-14 horas de la ingesta de fármaco en caso de administración única diaria y a las 4-6h de la última toma en caso de administración fraccionada.
Palabras claves:
  • TRICÍCLICOS
  • ANTIDEPRESIVOS
  • EFECTOS ADVERSOS
  • MONITORIZACIÓN

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.