Sesión Bibliográfica. 01 de Enero de 2004 (55)

En pacientes inmunocomprometidos, el herpes zoster suele aparecer con diseminación de las lesiones que lo confunden con la varicela. Así mismo, estos pacientes presentan un mayor riesgo de padecer complicaciones viscerales, tipo neumonía, encefalitis y hepatitis. También se puede presentar un herpes abdominal, que es difícil de diagnosticar, y por tanto de tratar rápidamente, lo que en estos pacientes puede ser fundamental para que no se complique su curso clínico. En pacientes VIH, las recurrencias se presentan con mucha mayor frecuencia, pero con un curso similar a pacientes no infectados, salvo en pacientes con cifras muy bajas de CD4. Por este alto riesgo de recurrencias, el tratamiento debe continuarse hasta la resolución total de las lesiones cutáneas. En el paciente inmunocompetente, el tratamiento trata de paliar el dolor, prevenir o tratar la neuralgia postherpética, acelerar la curación de las lesiones cutáneas, evitar la aparición de otras nuevas, y prevenir la aparición de otras complicaciones. El tratamiento sintomático inicialmente se basa en analgésicos, normalmente paracetamol, aunque pueden llegar a requerirse opiáceos según la intensidad del dolor. También tiene gran utilidad un cuidado tópico de las lesiones, con aplicación de apósitos estériles para evitar un sobrecrecimiento bacteriano, y compresas frías para paliar el dolor. En determinados pacientes de edad avanzada, el uso de corticoides, junto con antivirales se ha mostrado eficaz para mejorar la calidad de vida. El tratamiento antiviral en pacientes inmunocompetentes acelera la curación de las lesiones, mejora el dolor agudo, disminuye la prevalencia, intensidad y duración del dolor crónico, y disminuye la incidencia de complicaciones, siendo la principal base del tratamiento y prevención de estas. Por esto último, esta indicado, especialmente en aquellos pacientes con riesgo de desarrollar complicaciones, como los pacientes mayores, siendo indicación absoluta por encima de 50 años, pacientes con afectación de la rama oftálmica, inmunodeprimidos y aquellos infectados por el VIH. El tratamiento sistemático con antivirales no está indicado en pacientes menores de 50 años sin factores de riesgo, aunque su uso es potencialmente beneficioso con unos mínimos efectos colaterales. En España, se encuentra comercializado para el tratamiento del herpes zoster tres antivirales, valaciclovir, famciclovir y aciclovir, los cuales se deben utilizar lo antes posible, puesto que no esta clara su utilidad en pacientes que lo inician a partir de 72 horas del comienzo de la enfermedad. Los tres son análogos de nucleósidos que actúan inhibiendo la DNA polimerasa del virus.
Palabras claves:
  • VALACICLOVIR
  • NEURALGIA
  • ZOSTER
  • HERPES
  • VARICELA
  • ANTIVIRAL
  • ACICLOVIR
  • FAMCICLOVIR

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.