Sesionbes Bibliográficas. 01 de Enero de 2004 (55)

La prevalencia de obesidad y diabetes tipo 2 está aumentando de forma considerable en estos últimos años en Estados Unidos. Este problema está asociado a un incremento progresivo de la ingesta calórica unido a una disminución de la actividad física. Además, se han publicado múltiples libros con teorías dietéticas que promueven alteraciones en la ingesta de macronutrientes, principalmente dietas con alto contenido proteico y bajo contenido en carbohidratos. Dos estudios publicados en esta revista comparan una dieta con bajo contenido en carbohidratos con una dieta más estándar, con bajo contenido en lípidos. En ambos se consigue mayor reducción de peso con la dieta con bajo contenido en carbohidratos en los primeros seis meses, aunque la magnitud de la diferencia es relativamente pequeña (4 kg). Además en uno de los estudios esta diferencia desaparece a los 12 meses de seguimiento. Es importante señalar que un seguimiento prolongado de este tipo de dieta puede aumentar la ingesta de grasas saturadas potencialmente aterogénicas, y disminuir la ingesta de vitaminas y fibra. Por otra parte, sí que se han realizado estudios que han mostrado un efecto beneficioso de las dietas con un bajo contenido en grasa, como el retraso en la aparición de diabetes o una menor mortalidad cardiovascular. El artículo concluye afirmando que la receta para perder peso incluye motivación, actividad física y restricción calórica y el mantenimiento de la pérdida de peso es un equilibrio entre la ingesta calórica y actividad física durante toda la vida.
Palabras claves:
  • DIABETES
  • OBESIDAD
  • DIETA
  • RIESGO CARDIOVASCULA

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.