Sesión Bibliográfica. 01 de Abril de 2004 (58)

La esclerosis múltiple es una enfermedad que se caracteriza por exacerbaciones de los síntomas de aparición repentina y que remiten lentamente, dejando a veces alguna secuela. Se han propuesto numerosos factores capaces de desencadenar estas exacerbaciones. Se acepta que infecciones víricas y bacterianas pueden producir una alteración a nivel de linfocitos T que da lugar a estos episodios. Otros factores implicados son los daños físicos, y el estrés, aunque el papel de este último siempre ha estado muy discutido. Aquí se presenta un metaanalisis que recoge 14 estudios acerca de la asociación entre estrés y esclerosis múltiple, el cual da como resultado una asociación entre una vida con episodios de estrés y un empeoramiento de la enfermedad. En este estudio se pone de manifiesto que el efecto negativo que ejerce el estrés sobre la enfermedad es tan importante como el efecto positivo que ejerce el interferón beta, un fármaco ampliamente aceptado como útil en esta enfermedad. El mecanismo por el que se producen estas exacerbaciones no está claro, aunque parece que pueden estar implicadas algunas citoquinas producidas durante el estrés, el cortisol o la activación de mastocitos por la corticotropina. Los autores concluyen que con estos datos en la mano, se puede afirmar que existe una modesta asociación entre el estrés y la exacerbación de la esclerosis múltiple, aunque aún quedan muchas incógnitas por dilucidar, como la influencia de los diferentes tipos de estrés, así como la consistencia de este hecho entre diferentes personas, o diferentes situaciones a las que se enfrenta la misma persona.
Palabras claves:
  • METAANALISIS
  • CORTISOL
  • ESCLEROSIS MÚLTIPLE
  • MASTOCITOS
  • ESTRÉS

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.