Sesionbes Bibliográficas. 01 de Mayo de 2004 (59)

Clásicamente han existido diversas hipótesis en cuanto al cáncer de próstata y la actividad sexual, siendo contradictorias entre sí. Así, se ha postulado que la actividad sexual en varones puede ser un factor de riesgo de padecer cáncer de próstata por tratarse de un marcador de elevada actividad androgénica, o por aumentar el riesgo de infecciones, aunque ninguna infección se ha relacionado con este cáncer. También se ha dicho que puede aumentar la incidencia de este cáncer con la disminución de eyaculaciones, por la retención de secreciones cancerígenas. También se ha postulado como factor de riesgo la represión sexual. La mayoría de los estudios llevados a cabo son casos control, con las limitaciones que esto lleva consigo. Aquí se presenta un estudio prospectivo, llevado a cabo sobre 29.432 varones durante un periodo de 8 años, en que se realizaron encuestas sobre frecuencia de eyaculación y se determinó la incidencia de cáncer de próstata. Los resultados obtenidos con este estudio de cohortes, tras separar a la población en cuanto al número de eyaculaciones mensuales, ponen de manifiesto que no existe un aumento del riesgo de cáncer de próstata relacionado con la frecuencia de eyaculaciones. También concluyen en el presente estudio que la elevada frecuencia de eyaculaciones (superior a 21 mensuales) podría estar relacionada con una disminución del riesgo de padecer este cáncer.
Palabras claves:
  • CÁNCER
  • EYACULACIÓN
  • ANDRÓGENICO
  • PRÓSTATA

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.