Sesión Bibliográfica. 01 de Julio de 2004 (61)

A menudo las úlceras de piernas se tratan con vendajes, con el inconveniente de que estos pacientes suelen tener tendencia a sensibilizarse frente a algunos de los componentes de los vendajes. En algunos estudios se ha puesto de manifiesto que los nuevos materiales de vendaje no aportan ventajas sobre los tradicionales a la hora de la cicatrización de las heridas, aunque estos estudios no son concluyentes. Con el objeto de disminuir las consecuencias de la hipertensión venosa, es decir el éstasis y los edemas, se pueden llevar a cabo vendajes de compresión. En una reciente revisión realizada por la Cochrane, se mostró que la compresión mejora la cicatrización de las úlceras. La correcta disposición de los vendajes es esencial para evitar la aparición de úlceras de presión. Estos vendajes compresivos también son muy importantes en la prevención de las recaídas de las úlceras, que pueden llegar a ser de un 26% en un año, y del 31% a los 18 meses. En la reciente revisión de la Cochrane se concluyó que la recurrencia era menor con compresiones altas. La elevación de los miembros reduce el edema y aumenta el flujo microcirculatorio, por lo que se ha mostrado que este hecho, en los hospitales, aumenta la cicatrización. Los injertos de piel también pueden tener utilidad. Se pueden realizar injertos de pequeños trozos de piel que pueden formar unos islotes epiteliales, que se ha mostrado que pueden ser costoefectivos, acelerando la cicatrización especialmente cuando se usan combinados con vendajes de compresión. En la actualidad se esta investigando con pieles obtenidas por bioingeniería, y con determinados factores de crecimiento, con los que se están obteniendo resultados prometedores. Entre los tratamientos farmacológicos, los antibióticos tienen poco efecto en la cicatrización, aunque pueden ser necesarios en infecciones. La pentoxifilina también se ha ensayado, obteniéndose buenos resultados, pero en estudios con muy pocos pacientes. Otros fármacos que parecen ser efectivos, aunque en estudios limitados, son sulodexina y aspirina. En los pacientes que presentan tan solo insuficiencia superficial, puede ser útil la cirugía. Este enfoque también mejora notablemente la incidencia de recurrencias. Su utilidad en insuficiencia venosa profunda o mixta no está tan clara.
Palabras claves:
  • ÚLCERA
  • PIERNA
  • TOBILLO
  • INSUFICIENCIA VENOSA
  • VENDAJE
  • HIPERTENSIÓN VENOSA

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.