Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Febrero de 2005 (67)

Durante la última década se ha progresado mucho en el tratamiento de la esclerosis múltiple. Los fármacos inmunomoduladores (interferones beta-1a y beta-1b) son ampliamente utilizados, pero su eficacia limitada y su toxicidad hacen necesario la investigación de nuevas terapias. Se ha visto que las estatinas tienen un papel inmunomodulador y por tanto podrían ser útiles en el tratamiento de la enfermedad inflamatoria. Las estatinas interfieren con los mediadores de la inflamación en el sistema nervioso central, evitando la acumulación de leucocitos en este lugar. Se realizó un estudio multicéntrico dónde se investigó el papel de simvastatina oral (80 mg/dia) en 30 pacientes con esclerosis múltiple durante 6 meses. Dos de los pacientes dejaron el estudio. En los 28 restantes el número y volumen de las lesiones disminuyeron perceptiblemente. Este estudio sugería que dosis de 80 mg simvastatina diarias podían inhibir los componentes inflamatorios responsables del daño neuronal, en la esclerosis múltiple. Estos resultados proporcionan una esperanza en el tratamiento de la esclerosis múltiple, pero deben ser interpretados con cautela ya que el diseño y el número de pacientes del estudio no permiten una conclusión definitiva sobre el papel de las estatinas en la esclerosis múltiple.
Palabras claves:
  • ESCLEROSIS MÚLTIPLE
  • SIMVASTATINA

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.