Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1994 (5)

Está admitido ya que los antihipertensivos pueden provocar trastornos sexuales, pero a menudo se les hace responsables de los mismos basándose en algunos casos clínicos aislados. Una revisión muy completa de la literatura existente sobre el tema (más de 40 publicaciones) permite hacer las siguientes puntualizaciones: Dentro de los grupos terapéuticos actuales, los únicos claramente responsables de trastornos sexuales son los diuréticos tiazídicos a altas dosis. No hay ningún dato que permita atribuir dicho efecto con seguridad a los demás antihipertensivos usados en monoterapia (incluídos los beta-bloqueantes, a pesar de su ""mala fama""). En los dos grandes estudios publicados en 1993 sobre el tratamiento a largo plazo de la hipertensión ligera, la incidencia de los trastornos sexuales, investigada en forma prospectiva, no fue más elevada con un tratamiento activo (diuréticos a pequeñas dosis, beta-bloqueantes, antagonistas del calcio, alfa-bloqueantes o IECA) que con placebo. También existe un estudio que sugiere que una pérdida de peso puede tener efectos beneficiosos sobre los trastornos sexuales en los pacientes (hombres y mujeres) tratados con diuréticos.
Palabras claves:
  • CONSEJOS
  • DIURETICOS
  • CALCIO-ANTAGONISTAS
  • IECA
  • EFECTOS-ADVERSOS
  • BETA-BLOQUEANTES
  • ALFA-BLOQUEANTES

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.