Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1994 (5)

En 10-12% de los pacientes tratados con interferón alfa aparecen distiroidismos de origen autoinmune, siendo el HIPOTIROIDISMO la manifestación clínica más frecuente (2/3 de los casos). Aparece en el espacio comprendido entre 2 meses y 2 años después del inicio del tratamiento. A veces es grave y puede requerir un tratamiento sustitutivo, pero, generalmente es reversible al suspender el interferón. También puede presentarse un HIPERTIROIDISMO en los primeros meses de tratamiento, que normalmente remite a los pocos meses de la suspensión del mismo, aunque a veces se hace necesario recurrir a antitiroideos. En algunos casos a una fase de hipertiroidismo (TIROIDITIS BIFASICA), puede seguir un hipotiroidismo. También se han observado otras patologías autoinmunes como lupus eritematoso o manifestaciones reumatoideas. En la práctica, al prescribir interferón debe tenerse en cuenta el riesgo de distiroidismo (vigilancia clínica, determinación de niveles de la TSH antes del tratamiento y después cada 2-3 meses). En caso de que se produzca una manifestación autoinmune debe reconsiderarse la relación beneficio/riesgo del tratamiento para cada caso. Generalmente se puede continuar con el interferón en los casos de hipotiroidismo, pero es necesario interrumpirlo ante un caso de lupus o un hipertiroidismo.
Palabras claves:
  • RIESGOS
  • TRATAMIENTO
  • LUPUS
  • EFECTOS-ADVERSOS
  • HIPOTIROIDISMO
  • HIPERTIROIDISMO

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.