Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1994 (5)

El captoprilo está indicado oficialmente para la hipertensión y la insuficiencia cardíaca. La FDA americana acaba de aprobar su empleo para el tratamiento de la nefropatía en los diabéticos insulinodependientes. En diversos estudios realizados con animales diabéticos se ha demostrado que la inhibición de la formación de angiotensina II por un IECA disminuye la resistencia de la arteriola eferente y la presión capilar glomerular. Este efecto es independiente de la acción sobre la presión arterial. Se llevó a cabo un estudio randomizado y controlado, durante 3 años, con 409 diabéticos insulinodependientes que padecían una nefropatía declarada (proteinuria > 500 mg/d). Los resultados fueron que 23 pacientes (=11%) del grupo tratado con captoprilo (25 mg/8h) necesitaron una diálisis o un trasplante renal o murieron, frente a 42 (=20%) del grupo placebo. Además, en dos pequeños estudios se comprobó que la administración de captoprilo a diabéticos insulinodependientes, normotensos, que presentan una microalbuminuria (proteinuria de 30-300 mg/d) puede retrasar la aparición de una nefropatía manifiesta. Así pues, el captoprilo parece eficaz para prevenir o retrasar la progresión de la nefropatía en los diabéticos insulinodependientes normo- o hipertensos. Los restantes IECA no han sido evaluados para esta indicación.
Palabras claves:
  • INDICACIONES
  • PREVENCION
  • COMPLICACIONES
  • EFICACIA
  • DOSIS
  • RIESGOS
  • DIABETES

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.