Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1994 (5)

Los corticoides tópicos presentan una actividad antiinflamatoria muy intensa, previniendo o suprimiendo el desarrollo local de calor, rubor, tumor y dolor. Por ello se utilizan como TRATAMIENTO SINTOMATICO en eritemas solares, eczemas, psoriasis, lupus eritematoso, picaduras de insectos y quemaduras superficiales. Su actividad farmacológica es más o menos intensa según: la concentración en la piel (que no se consigue aumentando la cantidad aplicada sino incrementando la concentración del corticoide en la preparación); el espesor de la piel (en el recién nacido la absorción es considerable); los excipientes; la integridad cutánea, etc. Los efectos adversos como la despigmentación, retraso de la cicatrización, sobreinfección de lesiones, agravación del acné y la más grave, la atrofia cutánea, se deben principalmente a la potencia de acción inadecuada para el caso o a la duración excesiva del tratamiento . Por lo tanto, estarán contraindicados en dermatosis infectadas, heridas ulceradas, dermatitis del pañal y acné vulgar o rosácea. Se recomienda utilizar cremas en las lesiones de pliegues y rezumantes, pomadas en lesiones secas, liquenificadas o escamosas y lociones en zonas pilosas. Se aplicarán una o dos veces al día durante pocos días en dermatosis muy agudas y la suspensión deberá ser progresiva en tratamientos de más de 1 semana, espaciando cada vez más las aplicaciones.
Palabras claves:
  • CONTRAINDICACIONES
  • ADMINISTRACION
  • INDICACIONES
  • EXCIPIENTES
  • EFECTOS-ADVERSOS
  • ELECCION
  • FORMULACION

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.