Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Septiembre de 2006 (84)

Para prevenir los trastornos de la menopausia, como las vaharadas de calor y los accesos de sudor, se proponen extractos de actea de racimos negros (Cimifuga) como medicamento (REMIFEMINE y otros) o como complemento alimentario (por ejemplo, en PHYTOBALANCE). Igual que la Gran Quelidonia, el kava-kava y, aparentemente también, el pelargonio, la cimifuga puede causar lesiones hepáticas. Las autoridades australianas de control de los medicamentos tienen 49 referencias en todo el mundo (11 de Australia). El Comité europeo de medicamentos para uso humano (CHMP) ha evaluado 42 referencias relativas a lesiones hepáticas, que habían sido reunidas por autoridades europeas (34 casos) o que provenían de una evaluación de fuentes literarias (8 casos). La calidad de las notificaciones de efectos adversos es extremadamente variable, pero la ausencia de otros factores desencadenantes identificables y la exclusión de infecciones víricas sugieren la existencia de una relación causal entre cimifuga y una hepatitis severa. Si se manifiestan los signos de una lesión hepática - como cansancio, pérdida de apetito, coloración amarilla de la piel, trastornos abdominales con náuseas y vómitos y orina obscura -, debe suspenderse la toma de cimifuga y consultar inmediatamente a un médico. En caso de anamnesis medicamentosa, es importante interrogar al paciente de manera puntual sobre la toma de medicamentos o de complementos alimentarios a base de cimifuga
Palabras claves:
  • Actea
  • Gran quelidonia
  • Cimifuga
  • Kava-kava
  • Lesión hepática

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.