Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1994 (5)

En abril de 1991 se realizó un ensayo multicéntrico controlado frente a placebo para evaluar el interés de la zidovudina para prevenir la transmisión del virus HIV de la madre al niño. Para ser incluidas en el estudio las mujeres gestantes seropositivas no tenían que haber recibido ningún tratamiento antiretrovírico previo y tener una tasa de CD4 superior a 200/µl. El grupo tratado recibió 100 mg/4h (5 dosis/día) de zidovudina desde la 14-34 semana de gestación hasta el final, y una inyección i.v. de 2 mg/kg al inicio del parto seguido de una infusión continua de 1 mg/kg/h hasta el final del parto. Tras 8-12 horas del nacimiento, el niño recibía 2 mg/kg de zidovudina (en jarabe) cada 6h durante las 6 primeras semanas de vida. Al nacer se realizaba una determinación sérica del VIH y después a las 12, 24 y 78 semanas. Según el análisis preliminar, de los 364 nacimientos registrados hasta diciembre 1993, el tratamiento preventivo con zidovudina comporta una disminución relativa de 67,5% del riesgo de transmisión perinatal del HIV (tasa de transmisión de 8,3% en el grupo tratado frente a un 25,5% en el grupo testigo). La zidovudina fue bien tolerada por madres y niños. Estos resultados se juzgaron lo suficientemente convincentes para proponer el tratamiento a las madres incluidas en el grupo placebo.
Palabras claves:
  • LACTANTES
  • RIESGO
  • EFICACIA
  • TRANSMISION
  • DOSIS
  • EMBARAZO
  • NEONATO
  • SIDA

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.