Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1994 (5)

Las reacciones cutáneas inducidas por medicamentos son mucho más frecuentes en caso de infección por VIH. A menudo se trata de un exantema máculopapuloso benigno (que aparece a los 7-10 días del inicio del tratamiento y desaparece rápidamente al suspenderlo) pero también es mayor el riesgo de toxicodermias graves, potencialmente fatales, como el síndrome_de_Stevens-Johnson o el síndrome_de_Lyell . Los medicamentos que suelen estar implicados son las sulfamidas antibacterianas (sobre todo el cotrimoxazol = ABACTRIM° que provoca un eritema en cerca del 50% de los pacientes VIH seropositivos frente a un 3% en los restantes), la amoxicilina ( CLAMOXYL° ), la dapsona (SULFONA°), las fluoroquinolonas y la rifampicina . Con menor frecuencia se responsabiliza también a los antivirásicos como la zidovudina ( RETROVIR° ) o la didanosina ( VIDEX° ). En la práctica, cualquier señal de una toxicodermia grave (erosión mucosa, desprendimiento cutáneo) requiere la suspensión inmediata de todos los medicamentos sospechosos y prohibe su reintroducción. En caso de erupción cutánea ""banal"", la decisión de proseguir el tratamiento (o de reintroducirlo) debe tomarse en cada caso en función de los tratamientos alternativos disponibles.
Palabras claves:
  • QUINOLONAS
  • RIFAMPICINA
  • TOXICIDAD
  • SULFAMIDAS
  • ERUPCIONES
  • DAPSONA
  • DIDANOSINA
  • SINTOMAS
  • EFECTOS-ADVERSOS
  • AMIXICILINA
  • TOXICODERMIA

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.