Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1994 (5)

Muchos anticancerosos pueden alterar las células germinales en los niños provocando un impuberismo y una amenorrea primaria en las niñas y una azoospermia (aunque la pubertad sea normal) en el niño. También la radioterapia provoca afecciones gonadales en el niño. El testículo del niño se muestra igualmente sensible a las radiaciones que el del adulto (azoospermia transitoria a partir de una dosis testicular acumulada de 0,35 Gy, definitiva a partir de 2-3 Gy). En la niña, generalmente la pubertad no se ve afectada por dosis ováricas inferiores a 7 Gy, pero a partir de 20 Gy es casi sistemático un impuberismo. Además, en la niña, una radioterapia abdominal puede provocar lesiones uterinas irreversibles, responsables ulteriormente de trastornos obstétricos (falso embarazo, parto prematuro, hipotrofia fetal) en un 30% de los embarazos. Tanto en la niña como en el niño una radioterapia craneal de 35 Gy (en caso de tumor del sistema nervioso central) puede suponer un déficit irreversible en gonadotrofinas y como consecuencia, impuberismo.
Palabras claves:
  • TOXICIDAD
  • AMENORREA
  • EFECTOS-ADVERSOS
  • AZOOSPERMIA
  • EDAD

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.