Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Septiembre de 2008 (106)

La disminución de plaquetas en sangre, como consecuencia de una destrucción de las mismas por parte del propio sistema inmune, hace que la Púrpura Trombocitopénica Idiopática o Inmune (PTI) se defina como una enfermedad crónica de origen autoinmune. Los síntomas pueden ser desde simples hematomas a hemorragias graves. Romiplostim a corto plazo estimula el receptor de trombopoyetina y aumenta, en los pacientes con PTI, el recuento de plaquetas. Para evaluar la eficacia, seguridad y posología óptima de este fármaco en el tratamiento a largo plazo, se realizo un ensayo clínico en el cual se distribuyó a los pacientes aquejados de PTI crónica a recibir cada semana durante 24 semanas, una inyección subcutánea de romiplostim frente a placebo. La dosis de romiplostim se fue ajustando a lo largo del tiempo para mantener un nivel de plaquetas de 50x109/L a 200x109/L. Los resultados mostraron que un porcentaje importante de pacientes que tomaron romiplostim mantenían una respuesta plaquetaria duradera por encima de 50x109/L frente a los que recibían placebo. Además, también observaron que el 87% de los pacientes tratados con romiplostim y con otros tratamientos adicionales para su PTI reducían o interrumpían su tratamiento habitual en comparación con el 38% de los que recibían placebo. Tras comprobar que el romiplostim era bien tolerado por los pacientes, disminuía o eliminaba la necesidad de la toma de otros tratamientos adicionales para la PTI, y mantenía a lo largo del tiempo un recuento óptimo de plaquetas, los investigadores llegaron a la conclusión de que romiplostim podría convertirse en una nueva opción terapéutica para los pacientes con PTI.
Palabras claves:
  • Púrpura Trombocitopénica
  • Romiplostim
  • Plaquetas
  • PTI

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.