Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Diciembre de 2008 (109)

Desde hace más de 30 años, los medios especialzados debaten para saber si los aditivos de síntesis presentes en los víveres, en especial colorantes, son una de las causas del síndrome de hiperactividad. Un estudio de envergadura ha llegado a la conclusión de que los aditivos alimentarios efectivamente podrían ejercer un efecto negativo en el comportamiento de los niños. En este estudio controlado contra placebo, 153 niños de tres años y 144 de ocho y nueve años recibieron durante varias semanas - cada vez durante una semana - 2 mezclas diferentes de colorantes alimentarios más benzoato de sodio - un conservante usado con frecuencia -, seguido de una semana con placebo. Al final de cada semana se pidió a los padres, los psicólogos y, para los niños mayores, a los maestros que respondieran a cuestionarios. RESULTADOS: en los dos grupos de edad, el GHA (""global hyperactivity aggregate"") aumentó significativamente durante las semanas en que se administró la bebida analizada en comparación con las semanas de placebo. La heterogeneidad de los efectos fue importante; en algunos niños aumentó el GHA mientras que otros no presentaron ningún efecto. En un comentario los pediatras suizos analizan los resultados. Dan menos importancia que los autores a los aditivos alimentarios como causa parcial del THADA, pero se aconseja a los padres de niños afectados por THADA retirar - a título experimental y en la medida de lo posible - de la alimentación del niño ciertos aditivos alimentarios y observar el efecto en el comportamiento del niño.
Palabras claves:
  • Hiperactividad
  • Aditivos alimentarios
  • THADA
  • GHA

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.