Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Febrero de 2010 (122)

Existen diferentes fármacos estudiados en las últimas décadas encaminados al manejo de la menopausia. Entre ellos destacan diversos fármacos antidepresivos: los inhibidores de la recaptación de serotonina y venlafaxina. El mecanismo exacto de los sofocos asociados a la menopausia es parcialmente desconocido, aunque se asocian al desequilibrio neuroendocrino en el que podría estar implicado el núcleo termorregulador situado en el hipotálamo. Este desequilibrio vendría dado por los cambios hormonales que se producen en esta etapa. Como consecuencia se producen pequeños cambios de temperatura corporal que finalmente provocan cambios en la sudoración y vasodilatación, que desencadenan el malestar en la mujer que los sufren. La idea inicial de considerar la terapia hormonal ha sido desestimada por diversos estudios debido al incremento de las tasas de cáncer de mama, problemas coronarios, ictus y tromboembolismo en mujeres tratadas de esta manera. En los últimos ocho años, sin embargo han aparecido diversos estudios que hacen referencia al uso de antidepresivos, particularmente los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) y la venlafaxina. La base farmacológica de su acción podría venir dada por la alteración de los receptores de serotonina y noradrenalina en el hipotálamo que podría darse durante la menopausia. Los primeros estudios con este tipo de fármacos se realizaron en pequeños grupos de pacientes supervivientes a cáncer de mama. Posteriormente se han realizado diferentes ensayos clínicos en pacientes menopáusicas relativamente sanas. En estos estudios debe considerarse la severidad de los síntomas (frecuencia e intensidad), el tipo de menopausia (ya que la menopausia natural cursa con menos síntomas respecto a la química o quirúgica), la edad (edad temprana cursa con mayores síntomas), y la tasa de respuesta del placebo. También se tiene en cuenta si la menopausia acaba de aparecer o ya está establecida ya que durante los 2 primeros años es más sintomática. Los antidepresivos más estudiados son venlafaxina y paroxetina. Ambos han demostrado eficacia en la disminución de la frecuencia e intensidad de los síntomas. La sociedad norteamericana de menopausia recomienda la posologia de 37,5-75 mg/día para venlafaxina y 12,5-25 mg/día para paroxetina. Se recomienda empezar por dosis bajas, usar dosis recomendadas, no parar la terapia de forma brusca, monitorizar los pacientes con nauseas, tomar alimento en caso de náuseas y tomar por la noche en caso de que produzcan mareo. Desvenlafaxina, sertralina, fluoxetina y citalopram se reservarían para segunda línea si no funcionan los primeros o en caso de intolerancia. Duloxetina, escitalopram, fluvoxamina y mirtazapina serían de tercera línea ya que es necesario estudios adicionales que demuestren su eficacia para esta indicación.
Palabras claves:
  • Sofocos
  • menopausia
  • antidepresivos
  • venlafaxina
  • desvenlafaxina
  • duloxetina
  • paroxetina
  • fluoxetina
  • sertralina
  • citalopram
  • escitalopram
  • fluvoxetina
  • mirtazapina

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.