Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Febrero de 2010 (122)

La candidiasis vulvovaginal es una infección de la mucosa vaginal y de la piel vulvar producida por especies del género Candida. Candida albicans es el agente causal en el 85-90% de los pacientes cuyos cultivos de hongos son positivos. Aproximadamente un 25% de las mujeres asintomáticas presenta cultivos positivos para Candida albicans y se estima que dos tercios de las mujeres adultas sufrirán un episodio de candidiasis vulvovaginal durante su vida. El cambio de la vulvovaginitis asintomática a la sintomática se debe a la pérdida del equilibrio microorganismo-mecanismos protectores vaginales (uso de antibióticos, variaciones del nivel de estrógenos, cambio en la virulencia de Candida albicans, etc), que provoca el cambio de la forma saprófita a la forma patógena. Un porcentaje elevado presenta recurrencias de una infección aguda, lo que se define como candidiasis vulvovaginal recidivante, con más de cuatro episodios al año. Tratamiento: el tratamiento más cómodo posiblemente sea la administración por vía oral de una dosis de 150mg de fluconazol o dosis de 200mg de itraconazol espaciadas cada 8h. Muchas veces se prefiere la vía tópica por el menor riesgo de efectos adversos, y es la terapia recomendable en embarazadas. La práctica más usual es un régimen intermitente de imidazol oral o vaginal (una dosis cada 1-2 semanas), durante 3-6 meses.
Palabras claves:
  • Candidiasis vulvovaginal
  • Candida albicans
  • Fluconazol
  • Itraconazol

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.