Sesión Bibliográfica Semanal. 06 de Agosto de 2010 (131)

Estas enfermedades a veces se denominan artritis crónica juvenil. Se le cambió el nombre de artritis reumatoide juvenil para evitar la confusión con la artritis reumatoide adulta. En la JIA, el sistema inmunitario ataca la membrana sinovial (tejido que recubre la articulación). La membrana sinovial se inflama, lo que causa hinchazón, dolor y rigidez. Este proceso puede diseminarse a los tejidos circundantes, lo que deteriora el cartílago y el hueso. En la actualidad hay unos 300,000 niños con AIJ en Estados Unidos. SÍNTOMAS Los niños con cualquier tipo de AIJ pueden padecer rigidez matinal, dolor, inflamación y sensibilidad en las articulaciones, cojera, fiebre, erupción cutánea, pérdida de peso, fatiga o irritabilidad, además de enrojecimiento o dolor de los ojos o visión borrosa. Del 10% al 20% de todos los pacientes presenta inflamación ocular crónica, de los cuales entre el 30% y el 40% sufre una pérdida importante de la visión. DIAGNÓSTICO No existen pruebas diagnósticas para la AIJ. Los pacientes deben someterse a un exámen médico completo. Las radiografías y los análisis de laboratorio pueden ayudar a determinar el tipo de artritis que tiene el paciente y a descartar otros problemas. COMPLICACIONES Si no se trata las complicaciones de la AIJ pueden incluir la pérdida total o parcial de de la visión, daños permanentes en las articulaciones, artritis crónica y pérdida de función, interferencia con los huesos y el crecimiento e inflamación de las membranas que rodean al corazón o los pulmones. TRATAMIENTO Las respuestas al tratamiento pueden variar. Los objetivos son aliviar el dolor, reducir la inflamación, aumentar la movilidad y la fuerza articular y prevenir el daño de las articulaciones. El ajarcicio, la fisioterápia y la terapia ocupacional reducen el dolor, mantienen el tono muscular, mejoran la función y previenen la discapacidad permanente. Si bien han aparecido nuevas opciones terapéuticas, todavía no es fácil predecir la respuesta al tratamiento en los niños. Los medicamentos pueden incluir: -Antiinflamatorios no esteroideso (AINE) que alivian el dolor y reducen la inflamación, pero no afectan el curso de la AIJ. -Corticoides administrados por vía oral o intravenosa. -Medicamentos antireumáticos modificadores de la enfermedad (DMARD) que inhiben el sistema inmunitario del organismo. Agentes modificadores biológicos que se usan en niños con artritis grave que no responde a otros medicamentos.
Palabras claves:
  • AIJ
  • Artritis
  • Consejos

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.