Sesión Bibliográfica Semanal. 20 de Agosto de 2010 (134)

Las apolipoproteínas como la Clusterina son proteínas que se unen a los lípidos para formar la lipoproteínas que transportan las grasas de la dieta a trevés del torrente sanguíneo. Con esta investigación se ha descubierto que los pacientes con EA cuentan con algunas características en la sangre y el líquido cefalorraquídeo que pueden ser indicadores de los cambios neuropatológicos que presentan. Diversos estudios han sugerido que los niveles de determinados metabolitos y proteínas en el plasma podrían representar las respuestas a los cambios del cerebro en la EA. Para la investigación, se utilizó un método combinando proteómica y neuroimágenes para identificar las proteínas plasmáticas asociadas a patología de la EA. Se formaron tres grupos de participantes, pacientes con EA diagnosticada, otros con un deterioro cognitivo leve (DCL) y un tercer grupo sin demencia. Fueron sometidos a evaluaciones estandarizadas clínicas y a exploraciones de imágenes cerebrales. El plasma sanguíneo fue evaluado para hallar las proteínas que pueden estar asociadas con el Alzheimer. En un estudio preliminar sobre 95 pacientes se encontró clusterina, que parecía estar asociada con una atrofia de la región del hipocampo del cerebro y con una rápida progresión de deterioro cognitivo. Por ello, se estudiaron los niveles de esta proteína en los 689 participantes, 464 de los cuales tenian el diagnóstico de EA y se encontró la asociación entre los niveles plasmáticos más altos de la proteína y la gravedad de la enfermedad, la progresión clínica rápida y la atrofia en el área del cerebro conocida como corteza entorrinal, que juega un rol importante en la memoria. Por otra parte, los niveles clusterina elevados en plasma se relacionaron también con los niveles de amiloide-beta en el líquido cefalorraquídeo, que forman en el cerebro las placas asociadas con el Alzheimer, en el lóbulo temporal medio del cerebro. Estudios anteriores habían sugerido que esta proteína regulaba la formación y la eliminación del amiloide. Según los investigadores, aunque estos resultados no apoyan la utilidad clínica de la concentración plasmática de clusterina como un biomarcador independiente para la EA, si revelan una presencia sólida periférica de esta proteína amiloide, que está relacionada con las características principales de la enfermedad. Los resultados implican claramente a la clusterina, pero puede haber otras proteínas en el plasma en relación con el proceso de la enfermedad y, de hecho, estudios anteriores y de otros sugieren que así es. Además, los resultados podrían tener implicaciones más amplias para la identificación de otras proteínas amiloides en el plasma, tanto como biomarcadores de Alzheimer, como dianas para medicamentos del tratamiento sintomático de la enfermedad.
Palabras claves:
  • Alzheimer
  • Clusterina
  • DCL
  • Deterioro Cognitivo

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.