Sesión Bibliográfica Semanal. 10 de Septiembre de 2010 (137)

El tratamiento hospitalario de la exacerbación con exacerbación aguda de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) incluye oxigenoterapia, broncodilatadores de acción corta, corticosteroides sistémicos, y por lo general antibióticos. La evidencia que apoya el tratamiento con corticosteroides se deriva de un pequeño número de ensayos clínicos aleatorizados en que se vio que los corticosteroides mejoran las medidas fisiológicas de la función pulmonar, reducen el riesgo de fracaso del tratamiento, y disminuyen la duración de la estancia en la hospital. Aunque el beneficio del empleo de esteroides parece claro, la dosis óptima y la vía de administración de estos agentes siguen siendo inciertas. Se diseñó el presente estudio con el objetivo de comparar los resultados obtenidos en pacientes con dosis bajas de esteroides por vía oral con los obtenidos en pacientes tratados con corticosteroides a dosis altas y por vía intravenosa Se trata de un estudio farmacoepidemiológico de cohortes realizado en 414 hospitales de EE.UU. que incluyó pacientes ingresados con exacerbación aguda de su EPOC entre 1 de enero de 2006 y 1 de diciembre de 2007 en el ámbito de pacientes no intensivos y que recibieron corticosteroides sistémicos durante los primeros 2 días de su ingreso al hospital. Se excluyeron aquellos pacientes que recibieron una dosis inicial diaria de corticosteroides comprendida fuera del rango de dosis convencional para el tratamiento de la exacerbación aguda de la EPOC. Estos incluían dosis diarias inferiores a 20 mg o más de 80 mg de prednisona oral y dosis diarias menores a 120 mg o mayores a 800 mg de prednisona intravenosa. Fueron también excluidos aquellos pacientes admitidos directamente en la unidad de cuidados intensivos; los pacientes con diagnostico secundario de pneumonía o embolismo pulmonar y los pacientes que sólo estuvieron ingresados 1 día o fueran trasladados o provinieran de otro centro hospitalario.. Se midió una variable resultado, de fracaso de tratamiento, compuesta, definida como inicio de ventilación mecánica tras el segundo día de ingreso hospitalario, mortalidad intrahospitalaria o readmisión por exacerbación aguda de su EPOC dentro de los 30 días post-alta. Las otras variables recogidas fueron la estancia hospitalaria y el coste de la misma. De los 79.985 pacientes incluidos, 73.765 (92%) fueron tratados inicialmente con esteroides intravenosos, mientras que 6220 (8%) recibieron tratamiento por vía oral. Se encontró que un 1,4% (95% intervalo de confianza [CI], 1.3%-1,5%) de los tratados por vía intravenosa y un 1.0% (95% CI, 0.7%-1.2%) de los tratados por vía oral murieron durante el ingreso hospitalario. Mientras que un 10,9% (95% CI, 10.7%-11.1%) de los tratados por vía intravenosa y un 10.3% (95% CI, 9.5%-11.0%) de los tratados por vía oral cumplieron la variable compuesta de fracaso de tratamiento. Tras el ajuste multivariante, incluyendo la propensión para recibir tratamiento oral, el riesgo de fracaso de tratamiento entre los pacientes tratados por vía oral no fue peor que para los pacientes tratados por vía intravenosa (odds ratio [OR]: 0,93; 95% CI, 0.84 a 1.02). En un análisis de la propensión de concordancia, el riesgo de fracaso de tratamiento fue significativamente menor entre los pacientes tratados por vía oral (OR: 0,84, IC 95%, 0.75 a 0.95), así como la duración de la estancia hospitalaria y su coste. Utilizando una adaptación de variable instrumental, una mayor frecuencia de tratamiento con esteroides orales no se asoció con un cambio en el riesgo de fracaso del tratamiento (OR por cada aumento de 10% en el uso de esteroides por vía oral, 1,00, IC 95%, 0.97 a 1.03). Un total de 1.356 (22%) de los pacientes inicialmente tratados con esteroides orales fueron cambiados a la terapia intravenosa durante su hospitalización. En este gran estudio observacional, se encontró que, en contraste con las recomendaciones contenidas en las principales guías de práctica clínica, la gran mayoría de los pacientes hospitalizados por descompensación de su EPOC fueron inicialmente tratados con dosis altas de corticoides administrado por vía intravenosa. Esta práctica no parece estar asociada con un beneficio clínico medible y al mismo tiempo, expone a los pacientes a los riesgos y los inconvenientes del empleo de la vía intravenosa y las dosis de esteroides innecesariamente altas. A la vez que se aumentan los costes y la estancia hospitalaria es mayor, que si se emplea los corticoides por vía oral y a dosis bajas.
Palabras claves:
  • Administración oral
  • Administración y dosificación
  • Corticosterioides
  • Estudios de Cohortes
  • Mortalidad Hospitalaria
  • Infusiones Intravenosas
  • Readmisión hospitalaria
  • Fracaso de tratamiento
  • EPOC

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.