Sesión Bibliográfica Semanal. 12 de Mayo de 2014 (330)

En Cataluña, durante el curso 2004-2005 se instauró el programa de promoción de la salud “Salut i Escola”, dirigido a alumnos de 3.o y 4.o de Educación Secundaria Obligatoria (ESO), basado en un programa de promoción de la salud, prevención de situaciones de riesgo y atención precoz de problemas en el que participaba una enfermera de atención primaria en coordinación con los profesores y el equipo psicopedagógico del centro educativo.
Entre febrero y junio de 2006 se realizó un estudio por medio de un cuestionario anónimo auto-administrado, con el objetivo de establecer la prevalencia de conductas no saludables, como el tabaquismo, entre los adolescentes de tercero y cuarto de ESO. El estudio se diseñó con característica transversal mediante muestreo bietápico, y en él se tuvieron en cuenta inicialmente los 978 centros de secundaria existentes en el área de influencia.
Para el análisis final se dispuso de 9.340 cuestionarios completos de 97 centros diferentes. Una parte de las preguntas del cuestionario medían aspectos relacionados con el consumo de tabaco (haber fumado alguna vez, consumo en el último mes, frecuencia del consumo, edad de inicio, intentos previos de abandono o disminución del consumo, …), el resto de preguntas determinaban las variables que fueron analizadas como factores pronósticos del consumo de tabaco (edad, género, origen extranjero, autopercepción del nivel académico, estado de salud, estructura familiar, desempleo de los padres, existencia de familiares fumadores, conducta sexual, consumo de alcohol y cannabis, estados de ánimo y preguntas sobre creencias y opiniones respecto al uso de tabaco).
Una vez realizado el análisis estadístico de la información recolectada, los resultados mostraron que la prevalencia de consumo de tabaco en adolescentes en Cataluña era del 29% (con mayor porcentaje entre las chicas), sin diferencias entre enseñanza pública o privada ni por origen familiar. La edad media de inicio fue de 13,1-13,5 años, lo que indica que las acciones preventivas en relación con el tabaco deben realizarse preferentemente entre los 12-14 años. Los factores que se identificaron como factores que incrementaban la probabilidad de fumar fueron:ser chica , cursar 4.o de ESO, tener un rendimiento escolar bajo, tener una auto-percepción de salud regular/mala, tener padres fumadores, consumir alcohol, tener 3 o más problemas de estado de ánimo (tristeza, insomnio, cansancio, desesperación, ansiedad o aburrimiento), vivir sin ningún progenitor, estar de acuerdo en que exista publicidad sobre tabaco y opinar que el tabaco ayuda a relajarse.
Estudios de este tipo, pueden ayudar a sentar las bases,en lo que refiere al planteamiento de futuras intervenciones de promoción de la salud desarrolladas por las escuelas y centros de atención primaria, ante una adicción compleja y socialmente integrada como es el tabaquismo.
Palabras claves:
  • Adolescente
  • tabaco
  • tabaquismo
  • promoción de la salud

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.