Sesión Bibliográfica Semanal. 26 de Mayo de 2014 (332)

Uno de los principales retos a los que se enfrenta el farmacéutico comunitario es el de conseguir que los pacientes cumplan con su régimen terapéutico y estén además comprometidos con todo aquello que pueda afectar de una u otra forma a su salud (estilo de vida, alimentación, etc). Una de las herramientas más potentes para conseguir dicho objetivo es el enfoque humanístico. El enfoque humanístico, además de ofrecer al paciente información de forma clara y adaptada a sus necesidades, supone un esfuerzo de empatía para con las situaciones y dificultades que experimenta el paciente en su día a día. El objetivo último es el intentar que el paciente se sienta comprendido y apoyado por parte del farmacéutico, que debe intentar respetar en todo momento y sin poner en juicio las decisiones que tome el paciente sobre su salud.
La entrevista motivacional farmacéutico-paciente es el punto de partida del desarrollo del enfoque humanístico. Esta entrevista debe discurrir de forma que el paciente se sienta como para compartir, explorar e intentar resolver las posibles contradicciones sobre conductas o hábitos no saludables. El farmacéutico puede influir con el fin de aumentar la conciencia del los paciente sobre sus riesgos de salud y su capacidad para hacer algo al respecto, y puede ser el facilitador de su proceso de cambio.
La combinación de la entrevista motivacional con la intervención farmacoterapeútica personalizada como ejes del enfoque humanístico, puede permitir optimizar la mejora de los aspectos relacionados con las conductas y hábitos sanitarios de los pacientes.
Con la intención de evaluar el impacto real de la intervención farmacéutica personalizada y motivacional se puso en marcha un estudio que tuvo como objetivos evaluar los resultados de este tipo de intervención sobre la información personalizada del medicamento (administración, preparación y conservación de la medicación), la educación sanitaria (hábitos en el estilo de vida) y sobre la promoción de la adherencia al tratamiento (cumplimiento terapéutico). También se tuvo en consideración la percepción del farmacéutico acerca del paciente.
El estudio, analítico y con un diseño cuasiexperimental, se planteó como un estudio de optimización del tratamiento, así como de la conducta sanitaria del paciente. Se diseñó una entrevista motivacional con 4 cuestionarios semiestructurados con preguntas en su mayoría abiertas, en función de la metodología de Foro de Atención Farmacéutica y del programa Dáder. La IFP se desarrolló como intervención motivacional y se formuló como una propuesta consensuada de objetivos de cambio o mejora. Para evaluar si se habían alcanzado con éxito dichos objetivos, o los cambios derivados de la IFP, se repasaron los cuestionarios a los 3 meses.
El analisis de los resultados mostró que el 90% de los pacientes precisó información personalizada del medicamento, el 98% educación sanitaria y el 49% promoción de la adherencia al tratamiento farmacológico. La IFP y motivacional mejoró los aspectos relacionados con la conducta en el proceso de uso del medicamento en una media de un 16%, los hábitos en el estilo de vida en un 10% y el cumplimiento terapéutico en un 14%.
Los autores del estudio consideran que la IFP y motivacional es útil para la mejora de las conductas y los hábitos sanitarios de los pacientes.
Palabras claves:
  • Enfoque humanístico con el paciente
  • entrevista motivacional
  • intervención motivacional
  • intervención farmacéutica personalizada

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.