Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1992 (3)

Frente a una exacerbación del asma severa deben emplearse corticoides por vía sistémica para contrarrestar la inflamación y beta-adrenérgicos aerosolizados contra el broncoespasmo. La ventaja de los beta-agonistas frente los anticolinérgicos reside en que los primeros revierten el broncoespasmo independientemente de los mediadores (histamina, prostaglandinas...) liberados en el ataque de asma, mientras que los segundos sólo bloquean la parte de respuesta mediada por vía colinérgica. Frente a la teofilina y sus derivados los beta-agonistas presentan una mayor flexibilidad en la dosificación mientras que aquellas han de manejarse con cuidado por su estrecho margen terapéutico. La mayoría de estudios comparativos han demostrado que los beta-agonistas AEROSOLIZADOS son igual o más eficaces que los empleados POR VIA PARENTERAL, mostrando además una menor incidencia de efectos adversos. En este sentido, los agonistas selectivos beta2 son menos susceptibles de provocar toxicidad cardíaca que los no selectivos. El empleo de beta-agonistas aerosolizados mediante INHALADORES (junto con cámara para inhalación) o nebulizadores, produce respuestas clínicas EQUIVALENTES.
Palabras claves:
  • ANTIASMATICOS
  • VENTAJAS
  • TRATAMIENTO
  • COMPARACION
  • ADMINISTRACION
  • INHALACION

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.