Sesión Bibliográfica Semanal. 24 de Noviembre de 2014 (358)

El fentanilo pertenece a una clase de medicamentos denominados analgésicos narcóticos. Actúa modificando de forma muy potente la respuesta del cerebro y del sistema nervioso ante el dolor. El fentanilo se usa para tratar el dolor irruptivo (episodios súbitos de dolor) que ocurre a pesar de estar sometidos  a  tratamiento analgésico continuados (las 24 horas del día),  en pacientes mayores de edad con cáncer  que toman dosis programadas  de otros analgésicos narcóticos (opioides) y presentan tolerancia.

Los parches de fentanilo  representan un fuerte analgésico de prescripción. Los  pacientes y  profesionales sanitarios deben tener siempre presente que los parches de fentanilo son peligrosos, incluso después de que han sido utilizados, ya que todavía contienen altas cantidades de este fuerte narcótico para el dolor. La transferencia accidental de un parche de fentanilo a la piel de una persona distinta del paciente (especialmente un niño), mientras que comparte una cama o permanece en contacto físico cercano con un portador de un parche, puede dar lugar a una sobredosis de opioides en la persona distinta al paciente que usa el parche.

La revisión de los casos accidentales en niños por uso indebido, ha motivado la revisión y cambios de la información del prospecto, ficha técnica y etiquetado de los medicamentos con parches transdérmicos de fentanilo (Durfenta®, Durogesic®, Fendivia® Matrifen® y genéricos EFG). Tanto la FDA en los EE.UU., como en la Unión Europea por el Comité para la Evaluación de Riesgos en Farmacovigilancia (PRAC), se han recomendado a los fabricantes cambios en la información relativa, proponiendo a los laboratorios titulares de la comercialización el envío de cartas a los profesionales sanitarios informando de esta decisiones en la UE de cambios en la información de prospecto y ficha técnica. En los EE.UU. se han propuesto medidas similares, así como  que se imprima el nombre y la concentración del fármaco en el parche con tinta de larga duración, en un color que sea claramente visible a los pacientes y cuidadores. Este cambio está destinado a permitir a los pacientes y cuidadores a encontrar más fácilmente los parches sobre el cuerpo del paciente y ver los parches que se han caído, los que son susceptibles de generar situaciones de peligro accidentalmente.

Los pacientes y cuidadores deben extremar las precauciones en el uso de este tipo de parches tanto en lo que refiere su almacenamiento (siempre fuera del alcance de los niños),  aplicación (elección de la zona en el cuerpo donde se aplican y  revisión de queden pegados a la piel con suficiente fuerza) y eliminación (doblare el parche, los lados con el pegamento hacia adentro, y tirarlo por el inodoro inmediatamente).

Palabras claves:
  • fentanilo
  • narcóticos opioides
  • parches de fentanilo

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.