Sesión Bibliográfica Semanal. 09 de Marzo de 2015 (372)

El sistema renina-angiotensina está implicado en el equilibrio de electrolitos y el control de la presión arterial. Existen tres clases de fármacos que actúan sobre este sistema: los  IECA (Inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina, enalapril, lisinopril, etc...), los ARA II (antagonistas de la angiotensina II y los inhibidores de la renina (aliskiren). Estos medicamentos se utilizan para tratar la presión arterial alta, insuficiencia cardíaca y en ocasiones  para reducir la proteinuria en situaciones de  función renal alterada.  En alguno casos,  diferentes tipos de estos medicamentos  se combinan  para obtener un bloqueo doble  pero los estudios realizados apuntan a  que puede existir un aumento del riesgo  de hiperpotasemia, hipotensión o de empeoramiento de la  función renal  sin que se obtengan los beneficios esperados. Un meta-análisis de 33 ensayos aleatorizados (n = 68 405; edad media: 61 años, duración media: 52 semanas) comparó la efectividad clínica del bloqueo dual del sistema renina- angiotensina frente a la monoterapia, y los resultados no mostraron diferencias significativas en términos de mortalidad por cualquier causa o la mortalidad cardiovascular.

Ante esta situación,  en la el doble tratamiento eleva los riesgos y no existe evidencia de que exista mejora en los resultados, las autoridades europeas iniciaron una  revisión del balance beneficio-riesgo del uso concomitante de dos medicaciones que actúen inhibiendo el sistema renina - angiotensina (concretamente utilizando inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina   y antagonistas de los receptores de la angiotensina II). El Comité consideró que limitar el uso de este doble bloqueo a una población determinada (según el estado de la función renal y el nivel de potasio basal), es la mejor opción para  reducir los efectos adversos. Aún así, en el contexto de una insuficiencia cardiaca que requiere la adición de un antagonista del receptor de la angiotensina II (candesartán o valsartán) al tratamiento con inhibidores de la ECA, la doble terapia puede ser necesaria  y las ganancias de un bloqueo dual del sistema renina-angiotensina pueden ser mayores que los riesgos. Si esto se produce, es necesario realizar  una estrecha monitorización de la función renal, presión sanguínea y equilibrio electrolítico.

Palabras claves:
  • doble bloque
  • sistema renina-angiotensina
  • IECA
  • ARA II
  • enalapril
  • lisinopril
  • aliskiren

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.