Sesión Bibliográfica Semanal. 13 de Abril de 2015 (377)

Estudios recientes han demostrado que  la activación del  proto-oncogén  BRAF regula a la baja los niveles de la 5A fosfodiesterasa (PDE5A), lo que contribuye a promover  el proceso invasivo de las células de melanoma.  El citrato de sildenafilo, presente en medicamentos como el  viagra,  es un inhibidor de la PDE5A de uso común para el tratamiento de la  disfunción eréctil, lo que plantea  la posibilidad de que el consumo de este medicamento pueda tener como efecto adverso un  incremento en el riesgo de desarrollar  melanoma.

Un estudio cohortes trató de evaluar la posible existencia de esta asociación, realizando un seguimiento  a 10 años  sobre una población de 25.848 varones de raza blanca (edad media 65 años), sin antecedentes de cáncer,  de la  que existían datos disponibles en relación al consumo de sildenafilo: al principio del estudio el  5,3% de los participantes habían tomado recientemente el medicamento, y el  6,3% lo había utilizado  en el pasado. Durante el periodo de seguimiento, mediante cuestionarios de auto-reporte suministrados cada dos años, se midió la incidencia de diferentes tipos de cáncer de piel, incluyendo melanoma, carcinoma de células escamosas y  carcinoma de células basales.

Durante los 10 años de seguimiento se identificaron un total de 3.752 situaciones de cáncer entre los participantes: 42 melanomas, 580 carcinomas de células escamosas SCC, y 3.030 casos de carcinoma de células basales. Tanto el  uso reciente como el uso pasado de  sedafilo al inicio del estudio se relacionó con un mayor riesgo significativo de desarrollar melanoma (Hazard Ratio ajustado= 1,84; IC del 95% = 1.4 a 3.22 y HR=1,92%;  1.14 a 3.22, respectivamente). Sin embargo,  no se observó un aumento del riesgo de carcinoma de células escamosas (HR, 0,84; IC del 95%, 0,59-1,20) ni de carcinoma de células basales (1,08; 0,93-1,25).

Los investigadores también analizaron si la  función eréctil en sí presentaba asociación con un mayor  riesgo  de melanoma, obteniéndose resultado negativo sobre esta cuestión. 

La falta de datos sobre las dosis de sedafilo utilizadas y la duración  de los tratamientos  limitan la validez de estos resultados, por lo que deben ser interpretados  con precaución y  considerarse insuficientes para que ocurra un cambio sobre  las recomendaciones clínicas actuales en lo que a gestión de la disfunción eréctil se refiere. Lo que sí  parece no ser superfluo ante esta nueva información, es que las personas con antecedentes de melanoma o factores de riesgo para su desarrollo, pasen exámenes de piel de forma  periódica durante el tratamiento con este medicamento. También cabe destacar que el hecho de que otros inhibidores la PDE5A utilizados para la disfunción eréctil, como tadalafil y vardenafil,  no fueran incluidos en el análisis se debe  a que no se encontraban  comercializados en el momento del inicio del estudio.

Palabras claves:
  • sildenafilo
  • tadalafil
  • vardenafil
  • disfunción eréctil
  • viagra

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.