Sesión Bibliográfica Semanal. 19 de Septiembre de 2016 (451)

Las infecciones representan una de las enfermedades más frecuentes durante la infancia y, aunque en ocasiones no sean necesarios, los antibióticos son una de las medidas más utilizadas para combatirlas. En un país como los EEUU el uso de antimicrobianos sistémicos para la gestión de este tipo de situaciones representan cerca del 30% de todas las prescripciones en niños en edad preescolar. Además, los datos de uso revelan que en los niños de tres meses a tres años la prescripción media anual de antibióticos es de 2.2.

Se sabe que los antibióticos alteran la composición de la flora intestinal, y cada vez existe más evidencia que sugiere que las alteraciones en la flora comensal de nuestro intestino, debido a un uso temprano de antimicrobianos, puede aumentar el riesgo de obesidad, enfermedad inflamatoria intestinal y enfermedades alérgicas. Disponer de una buena y variada microbiota intestinal se considera fundamental para el desarrollo de la tolerancia del cuerpo a las proteínas extrañas tales como las presentes en los alimentos, pero los pocos estudios que han examinado hasta ahora la asociación entre la exposición a antibióticos y un diagnóstico de alergia a los alimentos han evidenciado resultados contradictorios.

Una nueva investigación, en este caso liderada desde la Universidad de Carolina del Sur, trató de evaluar la relación entre cualquier prescripción de antibióticos sistémicos dentro del primer año de vida y la presencia de un diagnóstico de alergia alimentaria. El estudio, con diseño de casos y controles, localizó 1.504 casos de pacientes con alergia alimentaria nacidos entre 2007 y 2009 que fueron emparejados con 5.995 controles sin la enfermedad en base al mes y año de nacimiento, sexo y raza u origen étnico.

La recepción de una receta de antibióticos dentro de los primeros 12 meses de vida se asoció significativamente de forma general con el diagnóstico de alergia alimentaria. Después de ajustar por otros factores que pudieran influir, como parto vaginal o cesárea, estado de lactancia materna, edad gestacional, edad materna en el momento del parto, tabaquismo, residencia urbana, diabetes antes del embarazo, y presencia de asma, sibilancias o dermatitis atópica, la asociación entre la exposición a antibióticos y diagnóstico de alergia alimentaria se mantuvo sin cambios. Además, el aumento en el número de recetas de antibióticos se asoció con una mayor incidencia de alergia a los alimentos: mientras que los niños que recibieron una receta de antibióticos fueron 1,21 veces más propensos al desarrollo de la alergia, los que recibieron tres recetas pasaron a un aumento del riesgo de 1,31 veces, a 1,43 veces con cuatro recetas y 1,64 veces cuando el número de recetas fue de cinco o más. Los investigadores también determinaron la existencia de una más fuerte asociación en los niños a los que les fueron prescritas terapias de amplio aspectro (concretamente cefalosporina y sulfonamidas con los mayores aumentos del riesgo de 1,50 y 1,54, respectivamente) en comparación con los que recibieron exposición a agentes de menor espectro, tales como penicilinas y macrólidos.

Los autores concluyen que estos resultados, que identifican una asociación entre la prescripción de antibióticos en la primera fase de la vida y la presencia en los registros de códigos de diagnóstico de la alergia alimentaria, ofrecen una hipótesis plausible para el aumento de la prevalencia de las alergias a los alimentos secundaria al cada vez mayor uso de antibióticos en muchos países occidentales. Limitar el uso de los antimicrobianos en la población infantil a los casos en los que realmente tienen una justificación, topa con la dificultad, en ocasiones, de distinguir entre las infecciones virales y bacterianas, por lo que urge poder disponer de mejores herramientas de diagnóstico que faciliten esta labor.

+sobre alergias en Dicaf

+sobre antibióticos en Dicaf

Palabras claves:
  • alergias
  • alergias a los alimentos
  • alergias alimentarias
  • antibióticos
  • cefalosporina
  • penicilinas y macrólidos
  • sulfonamidas

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.