Sesión Bibliográfica Semanal. 05 de Diciembre de 2018 (560)

El resfriado común es causado generalmente por virus y en la mayoría de casos se trata de un proceso autolimitado, con mejora clara de los síntomas en un plazo de 7 a 10 días. A pesar de ello,  puede tener un impacto sustancial a nivel laboral o escolar, o sobre el uso de recursos de los servicios de salud o gasto en medicamentos. Los niños sufren alrededor de 6-8 resfriados por año y los adultos tienen entre 2 y 4.

Un nuevo trabajo de revisión  ha analizado la evidencia publicada sobre la efectividad real de los tratamientos para el resfriado común.

Para los adultos, la evidencia sugiere que el uso de descongestionantes solos, o con antihistamínicos o analgésicos, durante un máximo de 3 a 7 días puede tener un pequeño efecto sobre los síntomas nasales. Sin embargo, los efectos secundarios pueden incluir un mayor riesgo de insomnio, somnolencia, dolor de cabeza o malestar estomacal, y el uso prolongado de descongestivos puede provocar congestión nasal crónica que es difícil de tratar. El paracetamol y los medicamentos antiinflamatorios (AINE) a veces se recetan para aliviar el dolor musculoesquelético, pero no parecen mejorar la congestión ni la secreción nasal. Otros tratamientos, como la inhalación de vapor, la equinácea, ungüentos vaporosos, la esencia de eucalipto y el aumento de la ingesta de líquidos, no son efectivos o no se han estudiado en absoluto.

Los autores encontraron a faltar ensayos realizados con niños, especialmente que incluyeran a menores de 12 años que son los que precisamente tienen la mayor carga de resfriados comunes. El analisis de la información disponible indica que los descongestionantes o los medicamentos que contienen antihistamínicos no deben administrarse a niños menores de 6 años y aconsejan precaución entre los 6 y los 12 años. No hay evidencia de que estos tratamientos alivien los síntomas nasales y pueden causar efectos adversos como somnolencia o malestar gastrointestinal. En niños menores de 2 años se han asociado con convulsiones, ritmo cardíaco rápido y muerte. Ninguno de los tratamientos de venta libre o de uso tradicional, como el aire caliente humidificado, los analgésicos, el aceite de eucalipto o la equinácea, están respaldados por pruebas adecuadas. Las irrigaciones nasales salinas pueden ser utilizadas pero probable no sean efectivas en absoluto.

Es probable que las investigaciones en curso proporcionen pronto evidencia relevante o, al menos, rebajen el nivel de incertidumbre que rodea a los tratamientos actuales para el resfriado común. Por el momento, sobre la base de la evidencia actualmente disponible, solo el uso a corto plazo de descongestivos en adultos puede brindar algo de alivio a una nariz taponada y ofrecer la información que se trata de síntomas autolimitados es el mejor consejo que puede ofrecerse a los pacientes.

Palabras claves:
  • virus
  • resfriado
  • catarro
  • tratamiento
  • efectividad

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.