Sesión Bibliográfica Semanal. 05 de Diciembre de 2018 (560)

Actualmente se encuentran ampliamente disponibles dos tipos de agentes para el tratamiento de las infecciones por el virus de la gripe: los inhibidores del canal iónico M2 y los inhibidores de la neuraminidasa. Sin embargo, los virus de la influenza que circulan se están mostrando en gran parte resistentes a los inhibidores del canal iónico M2, y la aparición de resistencia antiviral a los inhibidores de la neuraminidasa es una amenaza constante, como lo demuestran los episodios de gripe estacional (H1N1) resistentes  oseltamivir registrados en 2008-2009 y la existencia de grupos comunitarios de virus de la gripe A resistentes a este medicamento. Se necesitan, por tanto, nuevos  agentes antivirales efectivos para el tratamiento y la prevención de este tipo de infecciones.

El complejo de la polimerasa del virus de la gripe ha recibido en los últimos años  una  atención considerable como posible nuevo objetivo en el desarrollo de nuevos agentes antivíricos. Fruto de este estudio, un nuevo fármaco, baloxavir, ha mostrado in vitro una buena actividad antiviral a bajas concentraciones (nanomolar) contra distintos tipos de virus de la gripe (A y B), incluyendo cepas resistentes a los agentes antivíricos actuales.

En un primer estudio realizado con voluntarios humanos  baloxavir se administró hasta dosis de 80mg sin problemas de seguridad evidentes, y mostró características farmacocinéticas lineales y una vida media de eliminación plasmática larga. Ahora, se han dado a conocer los resultados de dos estudios controlados aleatorios (de fase 2 y fase 3) en los que se ha ensayado el tratamiento con baloxavir a  dosis única en personas con gripe aguda, sanos por lo demás.

El primer ensayo se llevó a cabo en Japón en 2016 y evaluó la seguridad y eficacia del medicamento en 389 adultos, de 20 a 64 años. Los participantes recibieron el fármaco o un placebo. La duración media de los síntomas de la gripe entre los que recibieron el medicamento fue de 23,4 a 28,2 horas más corta que entre los participantes que recibieron el placebo.

El segundo estudio se realizó en los Estados Unidos y Japón en la temporada de gripe estacional 2016-17. En él se comparó baloxavir con placebo y con el medicamento aprobado oseltamivir, en 1.064 participantes de 12 a 64 años con gripe comprobada. El tiempo medio para la resolución de los síntomas fue 26,5 horas más corto entre los que recibieron baloxavir respecto de las 80,2 horas de síntomas reportados entre los que recibieron placebos. Baloxavir y oseltamivir produjeron reducciones similares en la duración de los síntomas, pero baloxavir sólo requirió una dosis única en comparación con el régimen estándar de oseltamivir de cinco días. Además baloxavir  fue superior tanto a oseltamivir como al placebo en la reducción de la carga viral un día después del inicio del régimen de prueba.

En ambos ensayos, la tasa de eventos adversos informados por los participantes del estudio fue similar, independientemente de si a los participantes se les había administrado baloxavir, oseltamivir o placebo.

El medicamento también ha sido aprobado para determinar su seguridad y eficacia en los enfermos de gripe con un mayor riesgo de complicaciones, pero los resultados de esas pruebas aún no se han presentado formalmente. Adicionalmente, se planifican estudios de efectividad en pacientes hospitalizados con gripe, sólo o en combinación con otros antivirales, y para prevenir la transmisión del virus.

En base a estos resultados disponibles el medicamento ha sido aceptado para revisión prioritaria por parte de la FDA en junio, por lo que se espera una decisión a finales de diciembre.

Palabras claves:
  • virus de la gripe
  • antivirales
  • oseltamivir
  • baloxavir

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.