Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Agosto de 2019 (591)

Los abscesos se caracterizan por la acumulación de pus en un espacio confinado que puede desarrollarse dentro de casi cualquier órgano o tejido en todo el cuerpo humano. Un sitio común para que ocurran abscesos es dentro de la cavidad peritoneal a causa de la posibilidad de que determinadas bacterias transloquen desde el tracto gastrointestinal y causen infección.

Las pautas actuales recomiendan el drenaje percutáneo de los abscesos siempre que sea posible y la terapia antibiótica empírica de cuatro semanas. Las directrices comunes recomiendan el uso de antibióticos intravenosos como opción de primera línea de tratamiento para las infecciones intraabdominales complicadas, pero no existen recomendaciones específicas de antibióticos para los abscesos intraabdominales. También se desconoce si los antibióticos orales (VO) son tan efectivos como los antibióticos intravenosos (IV) para esta indicación.

Centrado en esta problemática un estudio retrospectivo incluyó pacientes con abscesos hepáticos piógenos que habían sufrido drenaje percutáneo y recibieron antibióticos por vía intravenosa mientras estaban en el hospital. Los pacientes se agruparon según la recepción de antibióticos VO o IV en el momento del alta hospitalaria. Los investigadores compararon en estos pacientes las tasas de readmisión a los 30, 60 o 90 días.

La cohorte final analizada resultó en 99 pacientes, 48 en el grupo VO y 51 en el grupo IV. Los organismos más comunes identificados fueron Klebsiella sp, Escherichia coli y Streptococcus sp. El antibiótico más común recibido al alta en el grupo IV fue ertapenem o ceftriaxona más metronidazol. Los pacientes en el grupo VO recibieron más comúnmente levofloxacina más metronidazol al alta. La readmisión a los 30 días ocurrió con más frecuencia en el grupo VO (VO 39,6% vs IV 17,6%). Las razones más comunes para el reingreso fueron complicaciones relacionadas con abscesos o el uso de los antibióticos.

Del conjunto de datos recogidos se desprende que la transición a los antibióticos VO después de una estancia hospitalaria con antibióticos IV, principalmente con fluoroquinolonas, se asoció con mayores tasas de reingreso en comparación con los pacientes tratados con antibióticos IV, principalmente de β-lactamasas.

Los autores sugieren que los estudios futuros deberían centrar su atención sobre si el tratamiento VO con β-lactamasas sería tan eficaz como la opción intravenosa para los abscesos hepáticos piógenos.

Palabras claves:
  • abscesos
  • abscesos hepáticos piógenos
  • antibióticos
  • antibióticos orales
  • antibióticos intravenosos

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.