Sesión Bibliográfica Semanal. 13 de Febrero de 2020 (614)

Los fármacos biológicos actúan de manera específica contra células o moléculas que participan en procesos inflamatorios e inmunopatológicos presentes en muchas enfermedades sistémicas crónicas y oncológicas. Estas dianas terapéuticas, factor de necrosis tumoral, interleucinas, factor de crecimiento endotelial, integrinas, entre otras, condicionan tanto la indicación como las reacciones adversas esperadas

Uno de los principales problemas de toxicidad de los medicamentos biológicos o biotecnológicos es la inmunogenicidad, es decir, la capacidad de inducir una respuesta inmunitaria no deseada que depende de varios factores, según las características del paciente, la enfermedad y el medicamento. Las consecuencias clínicas incluyen una falta de eficacia para el desarrollo de anticuerpos neutralizantes y las reacciones anafilácticas graves.

Respecto a las reacciones de hipersensibilidad, las reacciones inmediatas a la infusión o la inyección son las más frecuentes y obligan a retirar el tratamiento en un 15% de los pacientes. Aproximadamente un 20% de los pacientes tratados con infliximab presentan reacciones agudas relacionadas con la infusión (náuseas, cefalea, prurito, urticaria, disnea o hipotensión). Raramente se debe suspender el tratamiento, pero obliga a realizar tratamiento preventivo previamente a cada infusión y ocasionalmente se han descrito reacciones anafilácticas. También pueden aparecer reacciones de hipersensibilidad, con fiebre, erupción, mialgia y artralgia durante las dos primeras semanas de la reexposición al tratamiento. Las reacciones de hipersensibilidad retardada por la inyección subcutánea de etanercept o adalimumab son también frecuentes (alrededor de un 10%), aunque suelen ser leves y raramente obligan a suspender el tratamiento.

Fármacos anti-TNF.

A parte de las reacciones asociadas a la infusión, otro de los principales problemas asociados a los inhibidores del TNF-α es el riesgo de infecciones graves y oportunistas como micobacterias, aspergilosis, histoplasmosis, listeriosis o neumonía por Pneumocystis jirovecii. También pueden reactivarse infecciones virales latentes, como herpes simple o herpes zóster, citomegalovirus y virus de la hepatitis B. Se requiere especial precaución en pacientes con infección crónica, historia de infección recurrente o latente, o en situaciones que predispongan a una infección.

El uso de estos fármacos está contraindicado en pacientes con insuficiencia cardíaca.

El síndrome lupus-like y las alteraciones hematológicas como trombopenia o leucopenia son complicaciones raras que responden habitualmente a la suspensión del tratamiento.

Fármacos antiinterleucina.

Las reacciones adversas más frecuentes son tambien las asociadas a la infusión y un incremento de las infecciones (vías respiratorias altas, neumonía, celulitis, herpes simple o zóster).

Para tocilizumab se han descrito elevación de las transaminasas y alteraciones digestivas como estomatitis, gastritis, hemorragia digestiva o diverticulitis. En cuanto a las diverticulitis, algunos casos se han asociado a complicaciones graves, como peritonitis purulenta generalizada, perforación gastrointestinal, fístula y absceso.

Ustekinumab, además de las infecciones, puede aparecer cefalea, artralgia y depresión, así como angina, ictus, hipertensión, protrusión de disco intervertebral, fractura de clavícula, ciática y nefrolitiasis. Dado el riesgo de reactivación de infecciones latentes, antes de iniciar el tratamiento hay que descartar la tuberculosis y tratarla.

Anakinra, además de las RRAA descritas para los fármacos anti-IL, puede inducir neutropenia y cefaleas.

Mepolizumab se ha asociado a infecciones del tracto respiratorio inferior, infecciones urinarias, faringitis y reacciones de hipersensibilidad, además de cefalea, congestión nasal, dolor abdominal, eczema y pirexia.

Palabras claves:
  • Medicamentos biológicos
  • Medicamentos biotecnológicos
  • Medicina de familia
  • Farmacovigilancia

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.