Sesión Bibliográfica Semanal. 25 de Junio de 2020 (633)

Las citocinas son moléculas de señalización fundamentales en el sistema inmunitario que equilibran las respuestas inmunes pro y antiinflamatorias. Hay evidencia emergente de que los autoanticuerpos específicos de citocinas naturales (c-aAb) pueden influir de manera crítica en la competencia inmune.

La influencia de c-aAb en las redes de citoquinas sistémicas sigue siendo desconocida, aunque varios estudios han vinculado c-aAb específico a diversas patologías e infecciones oportunistas. En particular, el factor estimulante de colonias de granulocitos-macrófagos (GM-CSF) c-aAb se ha identificado como un factor causal de la proteinosis alveolar pulmonar (PAP), una enfermedad respiratoria rara y debilitante. Un rango de c-aAb también ha sido etiquetado como clasificador fenotípico para varias inmunodeficiencias primarias (incluyendo GM-CSF c-aAb para PAP) por la unión internacional de sociedades inmunológicas. Por el contrario, el c-aAb contra las interleucinas proinflamatorias (IL) se ha asociado con un mejor pronóstico o síntomas reducidos en algunas enfermedades autoinmunes, como la artritis reumatoide y el síndrome de Sjögrens, lo que indica que, en última instancia, el efecto biológico del c-aAb depende del contexto patológico específico, combinado con la especificidad de c-aAb.

En este trabajo se analizó una cohorte de 8.972 donantes de sangre daneses sanos para c-aAb contra IL-1α, IL-6, IL-10, Interferón alfa (IFNα) y GM-CSF y los resultados se vincularon a los datos del registro Nacional Danés de recetas. La presentación de una receta antimicrobiana después de la medición de c-aAb se usó como un sustituto de la inmunocompetencia deteriorada.

Los investigadores descubrieron que c-aAb contra las citocinas proinflamatorias IFNα y GM-CSF tendían a asociarse con un mayor riesgo de presentación de prescripciones en mujeres, mientras que los anticuerpos contra la IL-10 antiinflamatoria también se asociaban con un menor riesgo previsto de prescripciones antimicrobianas y con puntuaciones más altas de salud autopercibidas. También observaron una asociación de la presencia acumulativa de c-aAb con el riesgo de prescripción. Estos datos muestran que los autoanticuerpos de citoquinas en individuos sanos se asocian con varios agentes para la inmunomodulación, y la asociación exacta depende del patrón de citocinas pro o antiinflamatorias seleccionadas. Esto sugiere que c-aAb puede expresar propiedades moduladoras de citoquinas en individuos sanos y puede ser crítico para investigarlos más a fondo como biomarcadores de inmunodeficiencia.

En conclusión, esta investigación demostró que los altos niveles de c-aAb específicos para varias citocinas proinflamatorias predijeron un mayor riesgo de infección en individuos sanos, mientras que los altos niveles de c-aAb contra la IL-10 antiinflamatoria predijeron un menor riesgo de infección, así como aumento de la salud física autopercibida.

 

Estos hallazgos indican que el c-aAb en individuos sanos está presente en niveles que pueden tener efectos inmunomoduladores, dependiendo de la citocina específica de c-aAb.

La presencia de autoanticuerpos específicos de citocinas naturales (c-aAb) en humanos está bien establecida, así como su asociación a determinadas patologías. Sin embargo, la influencia general de c-aAb en la inmunocompetencia sigue siendo en gran medida desconocida. Esta es una investigación a gran escala sobre la asociación de c-aAb con el riesgo de infección.

 

Palabras claves:
  • Interferón
  • Interleucinas
  • Antibióticos
  • Riesgo de infecciones
  • Inmunología
  • Anticuerpos

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.