Sesión Bibliográfica Semanal. 25 de Junio de 2020 (633)

El hecho de que los pacientes sean adherentes o no puede depender, entre otros factores, de múltiples factores (estado cognitivo, creencias, contextos médicos y sociales y su entorno). Las preocupaciones sobre los medicamentos y las dificultades para tomarlos regularmente, ya sea intencional o no, son comunes. La mayoría de los pacientes, en la mayoría de ocasiones, no son adherentes.

La investigación sobre el cumplimiento de la medicación es un desafío desde muchas perspectivas. Atraviesa muchas disciplinas, desde la psicología de la salud hasta la farmacia, desde la farmacometría hasta la farmacología clínica. Además, existen innumerables dificultades para identificar y medir el cumplimiento, predecir pacientes susceptibles de un cumplimiento deficiente y desarrollar intervenciones para mejorar los resultados de salud. Este trabajo reúne una colección de artículos publicados en el British Journal of Clinical Pharmacology que consideran estos desafíos y ofrecen información sobre el comportamiento complejo respecto a la adherencia y sus efectos sobre la farmacoterapia.

El inicio del tratamiento puede ser problemático por varias razones, incluidos el coste, la falta de necesidad percibida, la capacidad de comunicación del personal asistencial y otros factores relacionados con el sistema de salud, así como las barreras médicas y sociales.

En el tratamiento de la hipertensión, la prevalencia de no iniciación en una cohorte española de pacientes en el primer mes después de la prescripción fue del 18%. Esto, junto con la implementación subóptima no revelada o la interrupción completa, se reconoce cada vez más como una contribución a la resistencia aparente al tratamiento antihipertensivo.

Una consideración importante al evaluar la adherencia mediante cuestionarios es comprender exactamente qué miden. Muy pocos toman medidas basadas en conteo como el recuento de medicación o los registros electrónicos. La mayoría combina elementos relacionados con el recuerdo de los pacientes de su historial de dosificación con preguntas sobre sus creencias y preocupaciones sobre sus medicamentos recetados. Esto tiene implicaciones al seleccionar medidas de resultado para ensayos clínicos. Un puntaje aumentado en la Escala de Calificación de Adherencia a los Medicamentos (MARS) puede reflejar una mejor comprensión de los medicamentos y cómo funcionan (por ejemplo, después de una intervención educativa) sin ninguna mejora correspondiente en la toma de dosis.

Desde la perspectiva clínica, un área de particular relevancia es el concepto de perdón de medicamentos: la capacidad de un medicamento para mantener el efecto terapéutico a pesar de la dosis ocasional omitida o retrasada. Los pacientes con problemas para recordar la implementación puntual pueden experimentar mayores beneficios de un fármaco indulgente que una alternativa más efectiva pero menos indulgente. A pesar de las grandes variaciones inter e intraindividuales en sus efectos, la warfarina es un ejemplo que ilustra este punto. Con una vida media plasmática media de 40 horas y un mecanismo de acción indirecto, su compensación del efecto es de 2 a 4 días, superando con creces el intervalo de dosificación. Si se compara esto con rivaroxabán y edoxabán, que también se dosifican una vez al día, pero con semividas de eliminación más cortas en el rango de 5 a 13 (según la edad) y de 10 a 14 horas, respectivamente. Su rápida compensación del efecto (~ 1 día) se debe a que la inhibición directa y reversible del factor Xa está estrechamente relacionada con sus concentraciones plasmáticas. Estos son mucho menos indulgentes y es más probable que resulten en una anticoagulación baja y el riesgo asociado de trombosis en pacientes que implementan mal su dosificación. Los datos de resultados de salud de los estudios observacionales parecen corroborar estas relaciones farmacocinéticas-farmacodinámicas en el contexto de la adherencia subóptima. La consideración del perdón en el diseño, la formulación y la posología del fármaco podría ayudar a mitigar los efectos de los errores en la toma de dosis, lo que puede suceder con las mejores intenciones.

Los intentos de diseñar métodos efectivos para mejorar la adherencia a la medicación generalmente no han tenido un gran éxito. Una revisión Cochrane de la evidencia relacionada concluyó que los hallazgos del estudio eran inconsistentes, con solo una minoría de ensayos controlados aleatorios robustos que mostraban mejoras tanto en la adherencia como en los resultados clínicos. Una explicación es la falta de apreciación de los determinantes multifactoriales de la no adherencia. Los pacientes que no inician debido a sus creencias anteriores o que suspenden debido a la intolerancia no se adherirán en respuesta a los recordatorios; y comunicar los beneficios potenciales del tratamiento es poco probable que mejore la implementación en pacientes que olvidan sus dosis nocturnas. Por lo tanto, son necesarias intervenciones personalizadas, ya que una talla única no sirve para todos. Esta área está madura para la investigación para desarrollar enfoques de medicina personalizada.

Con el fin de mejorar la transparencia y estandarizar la presentación de informes, se alienta a los autores de la investigación de adherencia a la medicación a seguir la directriz EMERGE de la European Society for Patient Adherence, COMpliance, and Persistence (ESPACOMP), estructurada en torno a cuatro criterios mínimos de presentación de informes y 17 elementos que reflejan las mejores prácticas para su presentación. El uso rutinario de EMERGE ayudará a progresar en el campo.

Palabras claves:
  • Adherencia
  • Riesgos
  • Creencias
  • Tolerancia
  • EMERGE
  • ESPACOMP

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.