Sesión Bibliográfica Semanal. 25 de Junio de 2020 (633)

Los piojos son ectoparásitos del orden Phthiraptera que se alimentan de la sangre de huéspedes infestados. Su morfotipo dicta sus características clínicas. Los piojos del cuerpo pueden transmitir patógenos bacterianos que causan fiebre trinchera, fiebre recurrente y tifus epidémico, que son enfermedades potencialmente mortales y que siguen siendo relevantes actualmente. Datos recientes de algunos entornos sugieren que los piojos pueden albergar patógenos.

Epidemiología.

Las infestaciones de piojos no son enfermedades reportables en la mayoría de los países, lo que limita la recopilación de datos epidemiológicos de alta calidad. Los factores de riesgo conocidos incluyen contacto cercano con personas infestadas, duchas poco frecuentes, incapacidad para lavar y secar al calor la ropa, y clima frío. Los piojos corporales son especialmente frecuentes entre las personas sin hogar.

En entornos urbanos de países de altos ingresos, ≤30% de las personas sin hogar están infestadas de piojos corporales. Los factores de riesgo adicionales incluyen abuso de sustancias, no ducharse e infestación previa de piojos púbicos. Enfermedad mental no tratada, que es más frecuente entre las personas sin hogar en los países occidentales en comparación con la población general, pueden contribuir a la falta de higiene.

Menifestaciones clínicas.

Los pacientes con infestación de piojos corporales presentan prurito generalizado y lesiones distribuidas en el cuello, los hombros, la parte superior de la espalda, los flancos y la cintura, sitios de contacto cercano entre la ropa y la piel. Las lesiones comunes incluyen excoriaciones y parches eccematosos; Se pueden observar urticaria papular y ampollas. Prurito, liquenificación e hiperpigmentación están presentes en la infestación crónica. Rascarse predispone al impétigo, ectima y celulitis. El diagnóstico se logra examinando cuidadosamente las costuras de la ropa para detectar piojos y liendres. La anemia severa por deficiencia de hierro y la eosinofilia se han asociado con infestación de piojos corporales pesados/crónicos.

Los piojos del cuerpo transmiten varias infecciones potencialmente mortales. A pesar de ser poco común, en general, estas condiciones siguen siendo importantes problemas de salud pública en condiciones de higiene deficientes.

Manejo.

El manejo de los piojos del cuerpo debe abordar la falta de higiene y la infestación de la ropa. Ducharse/bañarse regularmente es importante. La ropa debe desecharse adecuadamente o lavarse y secarse con calor alto (> 50°C). Las infecciones bacterianas asociadas deben tratarse con antibióticos apropiados y las lesiones eccematosas con corticosteroides tópicos. Se deben involucrar servicios sociales para abordar los factores subyacentes que impulsan la infestación. Estas medidas pueden implementarse efectivamente durante grandes brotes.

En un ensayo controlado aleatorio (ECA) entre personas sin hogar refugiadas en Francia, las personas que recibieron ropa interior impregnada de permetrina fueron más libres de piojos (en base a la ausencia de piojos vivos en ropa interior) el día 14 en comparación con placebo, pero estos efectos no fueron sostenidos 45 días después y, por lo tanto, esta intervención no se recomendó dada la falta de respuesta sostenida y la posible promoción de la resistencia a la permetrina.

En el contexto de una crisis mundial de refugiados y una epidemia de personas sin hogar, el diagnóstico y el manejo de las infestaciones de piojos son habilidades dermatológicas importantes. Los dermatólogos deben saber que la inspección cuidadosa de la ropa es clave para diagnosticar los piojos del cuerpo y que los piojos tienen una resistencia generalizada a la piretrina y la permetrina tópicas.

Palabras claves:
  • Piojos
  • Higiene
  • Pediculosis
  • Piojos corporales
  • Prurito
  • Eccema
  • Lesiones cutáneas

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.