Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1994 (5)

Los espasmos infantiles constituyen un tipo de epilepsia especial que afecta posteriormente al desarrollo intelectual. Los espasmos se caracterizan por una breve convulsión simétrica con contracción de los músculos del cuello, el tronco y/o las extremidades. A menudo un episodio es una serie que puede incluir desde 2 hasta más de 100 contracciones. Los espasmos infantiles habitualmente se inician entre los 2 y los 8 meses de vida. Se postula que los espasmos infantiles pueden deberse a un exceso de actividad de la hormona liberadora de corticotropina durante la infancia. Entre los anticonvulsivantes sólo han mostrado reducir la frecuencia y gravedad de los espasmos infantiles las benzodiazepinas, el ácido valproico y la vigabatrina. El tratamiento más efectivo es la administración de hormona adrenocorticotrópica (ACTH- 20-80 U/día, IM)) y/o prednisona (2 mg/Kg/día). El tratamiento hormonal consigue buenas respuestas en el 50-75% de los niños dentro de las 4 primeras semanas de tratamiento. Ningún tratamiento ha demostrado mejorar el desarrollo intelectual a largo plazo. Si se localiza alguna anormalidad en el sistema nervioso central la neurocirugía puede ser el tratamiento de elección.
Palabras claves:
  • DOSIS
  • BENZODIAZEPINAS
  • VIGABATRINA
  • PREDNISONA
  • ALTERNATIVAS
  • VALPROICO
  • ACTH
  • CORTICOIDES
  • CIRUGIA
  • EVOLUCION

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.