Sesionbes Bibliográficas. 01 de Febrero de 2004 (56)

En España, según los datos de la última encuesta nacional de salud, en 1997, la prevalencia del tabaquismo en mayores de 16 años, es de un 35%, observándose un ligero retroceso en el consumo en la última década. La dieta de un individuo fumador suele ser menos equilibrada que en no fumadores. Esto es debido por un lado a una menor preocupación por su salud, y por otro a modificaciones de los hábitos alimentarios. Así, los fumadores ingieren menos cantidades de frutas y verduras y aumentan el consumo de alcohol y café. La unión de estos factores puede traer consigo una disminución en la ingesta calórica, por lo que, a pesar de que estos individuos realizan menos ejercicio físico, suelen presentar una disminución tanto del peso corporal como del índice de masa corporal. El hecho de fumar provoca algunas alteraciones nutricionales, observándose una disminución de los niveles séricos de algunos nutrientes, que en algunos casos puede ser compensado mediante una ingesta adicional. A nivel cardiovascular, la nicotina trae consigo un aumento de los niveles de fibrinógeno y triglicéridos en plasma, además de elevar la producción de superóxidos por los fagocitos. Por otra parte, disminuye la distensibilidad de eritrocitos, aumenta la viscosidad sanguínea y la agregabilidad de las plaquetas, la vasoconstricción coronaria, la tendencia a la fibrilación y los niveles de colesterol HDL. En pacientes con hipercolesterolemia, fumar agrava la disfunción endotelial que presentan, caracterizada por una menor relajación de dicho endotelio. Esto se puede frenar con un aporte adecuado de vitamina E. Estos daños se puede observar, aunque en menor medida, en fumadores pasivos. En fumadores se suele observar una disminución de la ingesta de folatos y vitamina B12. Ambas vitaminas están implicadas en el metabolismo de la homocisteina, que por tanto, puede aumentar su concentración en plasma, favoreciendo el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. También se ha encontrado una asociación entre el hábito tabáquico y el riesgo de padecer insuficiencia venosa en los miembros inferiores. Esta patología en fumadores se puede paliar mediante el consumo de aceites de pescado, alimentos ricos en folatos y sustancias antioxidantes.
Palabras claves:
  • NUTRICIÓN
  • DIETA
  • TABAQUISMO
  • ANTIOXIDANTES
  • MALNUTRICIÓN.

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.